Ethica more cybernetica

Ética al modo cibernético
ethicamorecibernetica-arroba-gmail-punto-com

Categorías:

  • Melendezgate
  • Residuos
  • Sociedad del conocimiento
  • Sociopatologias
  • Archivos:

    <Septiembre 2017
    Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1 2 3
    4 5 6 7 8 9 10
    11 12 13 14 15 16 17
    18 19 20 21 22 23 24
    25 26 27 28 29 30  
                 

    Documentos:

  • cosas importantes

  • Campaña:




    Últimos comentarios

  • Berater La Sionne en 26 N: post manifestación
  • Berater Nürnberg en Momia guanche feliz (2ª parte)
  • uali20 en 26 N: post manifestación
  • uali20 en Jordi Solé Tura
  • Consultant Nancy en Javier Corzo Varillas: un lustro
  • www.financescouts.com en Jordi Solé Tura
  • uali20 en Jordi Solé Tura
  • uali20 en Jordi Solé Tura
  • uali20 en Jordi Solé Tura
  • uali20 en Jordi Solé Tura

  • Bitácoras amigas:

    Atlantes.org
    Barraquito.net
    Becuadro
    BitacorARP
    {Borondonia}
    {Cuaderno de Bitácora}
    De mi cosecha
    {El Muro de Plank}
    El Paleofreak
    Escalones
    Evolucionarios
    Gofiosfera
    mihteriohdelasiensia
    Mi vida como un osito de peluche
    Planeta Canarias
    Por la boca muere el pez
    ¡Que inventen ellos!
    Scripturae publicae
    Sildavia



    Blogalia

    Machismo para 2006

    Es éste un día de balances del año que se acaba y de buenos deseos y propósitos para el que empieza. Acaba una harta de tanto resumen del año y de tanta agenda de temas pendientes. Para mí, lo único bueno del año nuevo es el concierto de la Filarmónica de Viena, que este año hará un homenaje a Mozart además de los edulcorados valses de los Strauss.

    Pero hay un tema que me ha conmovido entre tanto balance. El del auge del machismo en los suburbios parisinos y la correspondiente caída en picado de los derechos de las mujeres. El País de hoy dedica un escalofriante reportaje al tema, titulado Crece el poder machista en los guetos franceses. Culpan al islamismo radical de esta situación. No conozco tanto el tema como para dirimir si es la versión fundamentalista del Islam o el fracaso de la sociedad francesa -y en general, la europea- para integrar a los inmigrantes musulmanes y darles carta de ciudadanía. En España, según el último Barómetro del CIS, se empieza a pensar que "hay demasiados inmigrantes" y se percibe la inmigración como el segundo problema del país, por encima de la vivienda (y sus precios). España, como Francia, se hace racista y fascista.

    Lo terrorífico del auge del machismo en los suburbios parisimos (habrá que ver qué sucede en los barrios islámicos de nuestras grandes ciudades) es el fracaso de los valores ilustrados que fundan las repúblicas modernas: la libertad, la igualdad y la fraternidad. Las mujeres no son libres ni iguales ni hermanas. Las mujeres son objeto de la propiedad de sus padres y hermanos varones. Su virginidad es su único valor. De resto: sumisión y negación de sí mismas. Las jóvenes musulmanas ya no confían en la educación como vía para superar su discriminación social -su origen étnico- y su exclusión sexista. La única vía para la supervivencia parece ser la sumisión a las reglas de hierro de los jefes de los barrios: velos, confinamiento en el hogar, sumisión al macho. El macho que se venga de su fracaso social y su marginación imponiendo en el barrio y en el hogar su poder omnímodo.






    Retroceden las libertades, retrocede vertiginosamente la igualdad, retroceden las llamadas "conquistas de las mujeres". Estamos en la era del retroceso. Mucho progreso tecnológico: tendremos fabulosos GPS, mejores deuvedés, maravillas digitales diversas. Mucho retroceso ético: fabulosas desigualdades que castigan a mujeres y jóvenes, mientras más oscuras, peor. Mejores medios para someter al débil y sobre todo a la débil. Maravillas de nuestras estupendas sociedades del bienestar.

    No quiero "brindar por". Sólo brindaré contra. Sobre todo contra esta mierda de machismo que hoy me ha amargado el desayuno. Sólo espero que Maris Jansons me regale un buen concierto, una droga letárgica que me permita olvidar por un rato.

    2005-12-31 11:26 | Categoría: Sociopatologias | 18 Comentarios | Enlace

    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://cibern-ethica.blogalia.com//trackbacks/36148

    Comentarios

    1
    De: S.K.Rabajo Fecha: 2005-12-31 17:54

    Discrepo. Este coleóptero discrepa profundamente. En el mundo occidental, en las denostadas democracias liberales y consumistas, incluso en el malvado satán americano, las políticas de igualdad siguen ahí, y siguen avanzando. Despacio, demasiado despacio, tal vez. Pero siguen avanzando. Donde retroceden es en el submundo islámico, especialmente el árabe-centroasiático. En eso que todavá hay quien se empeña en considerar una civilización con la que dialogar. Este verano, en el Londres de las bombas islámicas, veías a moros de mierda (y lo pongo así, bien clarito)paseando orondos, y con su careto al aire, seguidos a respetuosa distancia por dos o tres mujeres completamente tapadas con sus burkas. Eso tenía que estar prohibido. Si se vive en occidente, se deben cumplir los mínimos occidentales, que mucha sangre y esfuerzo han costado para mandarlos ahora al cuerno. No se trata de obligar a beber vino o comer cerdo. Se trata de que cualquier residente en un pais occidental asuma que TODOS los seres humanos somos iguales, empezando por las mujeres de su familia.
    No se trata de reivindicar a Santiago matamoros, ni apoyar las toturas realizadas por mujeres en Abu Graib. Se trata de plantear con seriedad y rigor los mínimos para poder residir en Europa. Mínimos, pero de obligado cumplimiento.
    Tendríamos que ser mas militantes en eso, y defender nuestros valores, y dejarnos del relativismo cultural. Porque hay cosas que NO son aceptables. La esclavitud. La ablación del clítoris. La exitencia de personas de primera y de segunda.
    Corolario: si un primer ministro iraní no puede dar la mano a una mujer en público, ningún político masculino debería darle la mano a él. Por mucho petróleo que tenga.



    2
    De: Teresa Fecha: 2005-12-31 20:11

    Consio! Pues no se de qué discrepas, SK, pues yo firmaría casi todo lo que dices.

    Las políticas de igualdad no han tocado apenas a las musulmanas a las que yo me refiero y se refiere el reportaje que cito. En esos barrios no rigen los valores occidentales y las mujeres son seres de segunda. De ahí las protesta del grupo Ni putas ni sumisas. Creo que en algunas zonas islamizadas de Andalucía también empiezan a perder vigencia práctica, real.

    En el submundo islámico árabe y centroasiático no retroceden las políticas de igualdad porque nunca han existido. En Irán e Irak empezaron tímidamente y se frenaron en seco.

    "Tendríamos que ser mas militantes en eso, y defender nuestros valores, y dejarnos del relativismo cultural." Realmente eso es relativismo moral, no cultural, pero es cuestión secundaria. Sí que sería bueno empezar a aclarar y listar esos "mínimos occidentales". Por lo pronto ya hay unos cuantos:

    TODOS los seres humanos somos iguales: que encierra un NO a la esclavitud, a la ablación del clítoris,a la existencia de personas de primera y de segunda.

    TODOS los seres humanos somos libres de pensar y de expresarnos, de reunirnos y asociarnos, de movernos y de residir.

    De todos modos, me temo que si esto fuera un manifiesto, no conseguiríamos muchas firmas... :-(



    3
    De: Nfer Fecha: 2005-12-31 21:54

    Allá con los manifiestos, aquí son no vinculantes, así que firmados o no...no sirven.
    De lo demás, sigue todo igual: NO somos iguales.
    Baja de un vehículo una profesional y su chofer, y al chofer lo tratan como al profesional y a la profesional le indican - amablemente - la cocina así espera, cómoda, tomando el té con las mujeres de la casa.
    Jamás piensan que la profesional es una.
    En fin, eso me pasó no una, docenas de veces, y seguirá pasando.
    Aunque no usemos burkas.
    Abrazos.



    4
    De: Anónima Fecha: 2006-01-01 02:37

    No, no seguirá pasando _siempre_ Nfer. Algún día conseguiremos cambiar el mundo :)

    Hoy es el primer día de ese cambio ¡brindemos por ello!

    PD: y no, no me ha dado un ataque de optimismo delirante, creo que sinceramente es así. Lo que pasa es que tardaremos muuuuucho tiempo en cambiarlo. Pero de tiempos de mi abuela a hoy, aquí en España, la situación de la mujer ha cambiado radical. Aunque todavía se díficil que acepten que eres la ingeniera y no el florero, que eso también me ha pasado a mí. Pero es que antes no se podía ni ser de los cuerpos de ingnieros del estado, en tiempos de mi madre, por ejemplo.

    Y estoy con Teresa en que hay que tener cuidado de no dejar que se pierdan los avances que ya parecían consolidados y que hay que luchar contra la falta de igualdad de _todas_ las mujeres.

    Abrazos igualitarios :)



    5
    De: Teresa Fecha: 2006-01-01 13:06

    Anónima:
    Coincido contigo en que desde los tiempos de nuestras abuelas -en mi caso, casi comienzos del siglo XX- hasta hoy, la situación de las mujeres en España ha cambiado para mejor. Pero también hay que señalar que no ha cambiado todo lo que debiera y a la velocidad que nos hubiera gustado.

    Lo que me preocupa es que esos cambios los protagonizamos muchas mujeres por convicción sobre nosotras mismas y sobre nuestros papeles sociales. Así, nos embarcamos a convertirnos casi en superwomen: cargamos con hijos, hogares y trabajos dando origen a la doble jornada, peleamos por nuestros reconocimiento profesional y disputamos el espacio a los hombres, muchas veces con su apoyo y su complicidad y muchas otras veces con manifiesta hostilidad masculina, pero logramos imponer un cambio social importante.

    El mercado, rápidamente, captó el mensaje y obligó a las mujeres a salir de sus hogares. La situación de los salarios, el precio de las viviendas y la nueva mentalidad obligó a las mujeres a trabajar y, para poder trabajar adecuadamente, a estudiar. La educación ha sido la vía para el acceso de las mujeres al mercado de trabajo y para entrar en el sector público. El sector público, a diferencia del privado que es asquerosamente machista (con escasas excepciones), valora la cualificación y otorga tratao igualitario a mujeres y hombres. En el sector privado, por el contrario, las mujeres por regla general siguen estando peor pagadas y más explotadas y subordinadas que los hombres. Pero en todos lados, creo, sigue siendo cierta el lema de que "las mujeres tienen que demostrar el doble que ls hombres para que les reconozcan la mitad de ese valor".

    Todo ello ha supuesto y supone un sobreesfuerzo al que hay que añadir un dato importante. Mientras que los hombres aceptaron a regañadientes la presencia de las mujeres en el ámbito productivo, se negaron en redondo -salvo excepciones, que siempre las hay- a asumir su parte en el ámbito reproductivo (el del hogar, el de las tareas domésticas y la crianza). Más sobreesfuerzo para las superwomen.

    Las chicas más jóvenes han visto el coste de este cambio en sus madres y no están dispuestas -son más listas- a asumir esas heroicidades. Por ello, retrasan la maternidad y se enfrentan de otro modo, casi masculino, a las tareas domésticas. Este abandono de las tareas domésticas por parte de las mujeres más educadas ha permitido, a su vez, el acceso al mercado laboral de mujeres sin cualificación, pues el hueco que deja una mujer en su hogar y con sus hijos es cubierto por otra mujer: a veces abuelas o empleadas domésticas (sector mal pagado y explotado donde los haya). No hay hombres apenas en el sector de servicios domésticos. Menos que mujeres en los altos puestos de las ingenierías (sector masculino por excelencia).

    Todo este rollo es para decir que sí, que se ha cambiado, pero que nada garantiza la permanencia de esos cambios si las mujeres no los imponen, los defienden y los llevan a la práctica. A mi me preocupa ver las actitudes de las chicas adolescentes de hoy -tampoco quiero generalizar sin base, son observaciones puntuales en mi entorno-, pues las veo muy dispuestas a asumir papeles de objetos sexuales y de sumisión a sus chicos, los jovencitos de 14 y 15 años que las llaman "mi chocha" y cosas así.

    Nfer:
    Lo que te ha pasado es muy frecuente, desgraciadamente. La cosa es imponerse y ridiculizar al (o a la, que también las hay) que se deja llevar por los estereotipos de que las mujeres siempre ocupan posiciones de subordinación. Pues la subordinación es un hecho: mientras más arriba en cualquier jerarquía social -profesional, política, académica, empresarial, etc- menos mujeres hay. Profesoras ayudantes o asociadas hay muchísimas, rectoras pocas. Diputadas muchas, presidentas de comisiones y portavoces pocas. Y un largo etcétera. Incluso una profesión tan feminizada como el magisterio, hay cientos de miles de maestras, pero muchas menos directoras de colegios (o como se llamen las escuelas ahora), parece como si los pocos maestros que hay estuvieran todos en cargos directivos.

    Luego hay otro dato o hecho que no deja de tener su coña. Los hombres llevan muy mal, en el terreno de las relaciones de pareja, el que nosotras estemos por encima. Por eso, los sociólogos que estudian los divorcios han comprobado que un predictor bastante certero de la probabilidad de divorcio es el que las mujeres tengan un estatus superior al de los hombres. Ejemplo: médica con enfermero, catedrática con profesor a secas o profesora de universidad con profesor de bachillerato o maestro, arquitecta con aparejador, jefa con administrativo. Los casos contrarios, médico con enfermera, catedrático con profesora, etc., por el contrario suelen tener baja probabilidad de divorcio. Así que esto es lo que hay. Leí una vez un informe de un estudio realizado con ingenieras y, entre otras cosas interesantes, las ingenieras más jóvenes decían que cuando salían a ligar decían que eran “diseñadoras”, pues en cuanto decían que eran lo que realmente eran, ingenieras, los tíos salían corriendo.

    El panorama, amigas, sigue estando muy crudo. Nosotras lo sabemos porque es el pan nuestro de cada día...

    Nota:
    Maris Jansons, magnífico! Me está encantando. Oigo el concierto por la radio mientras escribo esto, pues la antena de TV de mi edificio se xodió. Anoche, las uvas por la radio y hoy el concierto de año nuevo tres cuartos de lo mismo... :-(



    6
    De: jose Fecha: 2006-01-01 17:34

    Yo estoy de acuerdo en general con el análisis de SKRabajo y también me sorprendió la manera en que Teresa parecía generalizar al mundo occidental un asunto específico de las comunidades musulmanas.

    Sin embargo discrepo en lo de prohibir costumbres como lo de las burkas. Es un terreno muy peligroso éste de intentar legislar cuánta piel pueden o deben enseñar las mujeres. El mismo argumento se podría invertir y por ejemplo prohibir que las mujeres occidentales enseñaran tanta piel como hacen hoy en día (faldas, escotes, zapatos de tacones,etc..) apelando a la coerción que nuestra cultura ejerce sobre ellas, como objectos sexuales que las considera.

    Y ahí es donde está el quiz de la cuestión. La coerción de la cultura frente a la libertad del individuo *en nuestra sociedad* de contrarrestarla, ignorarla o seguirle el juego. *En nuestra sociedad* taparte o no taparte es cosa *tuya*.

    No debemos olvidar que las musulmanas *en nuestra sociedad* llevan la burka por propia voluntad, no en su contra. Igual que nuestras mujeres, por propia voluntad, llevan ropa sistemáticamente más escasa y sexualizadora que los hombres.

    O podríamos decidir que la coerción es intolerable y decidir que hay un nivel aceptable de tapamiento/destapamiento. Para todas. No una regla para las musulmanas y otra para las no-musulmanas.

    El caso de la ablación es diferente porque se hace en contra de la voluntad de las niñas. Eso sí debe estar prohibido. Bueno y de hecho lo está.

    Yo creo que la solución es otra. La solución es retirar los apoyos que damos aunque sea indirectamente a ese tipo de costumbres. Ya que se ha nombrado a los musulmanes de Londres, me gustaría mencionar a Ken Livingstone, el alcalde de esa ciudad, que es un ejemplo perfecto de lo que quiero decir.

    Ken Livingstone ha sido en el último año fuertmente criticado por su apoyo al clérigo musulmán Sheikh Yusuf al-Qaradawi. A pesar de ser de izquierdas , bastante de izquierdas (de hecho lo llaman "Red Ken", Ken El Rojo), pero también por serlo(y de ahí la ironía) Ken ha dado trato de rey a este clérigo que propugna la violencia contra las mujeres y la ablación (Entre otras cosas.. Un resumen de la saga hasta febrero del 2005 aquí http://observer.guardian.co.uk/comment/story/0,6903,1418465,00.html )Y todo en nombre de la integración de los musulmanes en nuestra cultura, una falacia en la que hoy en día, especialmente por el lado izquierdo, se cae mucho.
    Es éste tipo de incoherencias contra lo único que podemos y debemos luchar, en vez de recortar libertades. Si no, estaremos renunciando a nuestro valores y aceptando justamente aquellos que rechazamos de otras culturas como la musulmana.



    7
    De: Teresa Fecha: 2006-01-01 20:42

    No tenía conciencia de haber generalizado nada, pero si ya hay dos que lo piensan así, será cuestión de creer que sí.

    De todos modos, yo me refería al mundo occidental. Los suburbios de París forman parte del mundo occidental, al igual que los de cualquier otra ciudad europea, habiten en ellos ciudadanos procedentes de donde sea y que practiquen la religión que sea. Y si allí las mujeres están obligadas a ser sumisas, como denuncia la organización Ni putas ni sumisas, es que los valores y derechos de occidente allí no rigen. Y las autoridades occidentales fracasan en hacerlos valer. Y si esa situación está extendiéndose, las libertades de las mujeres están en peligro.

    Respecto al burka: lo que llevan las mujeres musulmanas en occidentes es el chador, el velo. El burka es lo de la foto, más propio de Afganistan aúnque no exclusivo. Y aunque haya algunas que lleven el chador por convicción, otras no. Los llevan porque si no lo hacen en sus casas y entre sus vecinos son consideradas putas y tratadas como tales, es decir, el blanco de las agresiones sexuales y los abusos de sus familiares y vecinos. En occidente lo que está prohibido en la vía pública es el nudismo. Así que incluso el burka es legal.

    En lo que estoy de acuerdo con SK Rabajo es en que los gobiernos y las autoridades occidentales debieran ser más beligerantes con la imposición y el cumplimiento de las leyes y dejarse de respeto a costumbres que son ilegales en Europa aunque no lo sean en los países de origen de los inmigrantes. Me parece perfecto que coman cuscús y que vayan a las mezquitas. Me parece intolerable que impongan matrimonios a sus hijos e hijas, o que les prohiban a las niñas hacer gimnasia o que las desescolaricen en edad de escolarización obligatoria, o que las obliguen a velarse para no ser consideradas putas, o que las lapiden o las maten si cometen adulterios o no son vírgenes el día de sus bodas.

    Y no me refiero a valores, que no dejan de ser criterios subjetivos, me refiero a leyes. Se pueden tener los valores que se quieran, pero si se materializan en conductas ilegales que caiga el peso de la ley. Y si no, que pregunten a los fumadores a partir de hoy mismo. El humo será un valor, pero en su casita... ;-)



    8
    De: Estefanía Fecha: 2006-01-01 21:53

    Vivimos en una época de retroceso en los derechos de facto. Lo realmente perverso es que se adorne de tanta palabraría hipócrita supuestos derechos que a la hora de la verdad no se respetan.



    9
    De: Sara N'tonton Fecha: 2006-01-02 16:42

    Esto es muy tajante, Estefanía. ¿Retroceso de todos los derechos en general? ¿retroceso de todos los derechos en todo el planeta? Además, habría que separar el que se reconozca un derecho de que se arbitren los medios para ejercerlo. En lo de las mujeres, la ley dice que a igual trabajo, igual salario. Las empresas se pasan esta ley por donde quieren. Pero gracias a que existe, cuando se han hecho denuncias se han ganado los pleitos.

    No sé, decir que todo es una porquería no ayuda mucho, me parece.



    10
    De: Jose Fecha: 2006-01-02 20:38

    "o que las obliguen a velarse para no ser consideradas putas,"
    Piensa un momento.
    En nuestra cultura las mujeres están obligadas a velar su pecho en público para no ser consideradas putas (o similar). Los hombres no viven esa restricción.
    Corolario: nosotros hacemos exactamente lo mismo que ellos. Sólo que a nuestra manera.
    Por supuesto, uno puede exigir a inmigrantes de otras culturas que se adapten a nuestras costumbres, por que sí. Pero ese argumento es mucho mas débil que el de que respeten nuestros valores tal cual están reflejados en las leyes. Y nuestras leyes no prohiben a las comunidades el presionar a sus integrantes para que tapen o se dejen de tapar.



    11
    De: S.K.Rabajo Fecha: 2006-01-02 23:50

    No es igual en absoluto, señor José. Y esa falacia es la que justifica el "todo es igual" y da lo mismo. En el mundo islámico más o menos fundamentalista, el velo no es solo el velo. Es el instrumento que significa la sujección de la mujer al padre, al marido o al hermano. Son muchas cosas más que el velo, caramba. Claro que cada cultura tiene unas restricciones, y que en nuestra sociedad una mujer con el pecho desnudo es menos aceptable que un hombre con el pecho desnudo (menos en una playa, por cierto). Podemos discutir si el asunto del pecho es una restricción importante o no. Pero una mujer puede llevar pantalones largos o cortos, faldas largas o cortas, el ombligo al aire o tapado, zapatos o botas... es libre (como un hombre) de vertirse como quiera, excepto por la moda si la sigue y las posibilidades económicas que tenga. De hecho, socialmente es más libre que un hombre, es tanto en cuanto la diversidad de sus posibles vestimentas es mayor. Pero eso no es un tema importante.
    Porque, insisto, el problema no es el velo en sí; es que las mujeres islámicas son consideradas y tratadas como personas de segunda. Lo que, por cierto, está prohibido por nuestras leyes, creo recordar. Las mujeres islámicas llevan velo para que solo sus dueños puedan verlas la cara. Y no se escolarizan para asegurarse su sujección económica y cultural. Y se coarta su libertad en temas relativamente poco importantes, como el velo, para acostumbrarlas a la sumisión en todos los aspectos de la vida.
    Siempre va ha haber restricciones sociales, pero hay grados y grados en las mismas. Probablemente sea imposible que seamos absolutamente libres, pero entre la libertad total y la esclavitud más abyecta hay muchos niveles de libertad y tolerancia. Y decir que todos los niveles son iguales solo sirve para justificar muchas opresiones, señor mío.
    En cuanto a que hay un retroceso de los derechos, ¡flaca memoria la de muchos!. En el franquismo, una mujer casada no podía disponer de sus propios bienes sin el consentimiento del marido, por ejemplo. La autoridad económica y social recaía exclusivamente sobre El cabeza de familia, y la mujer estaba social y jurídicamente subordinada a él. Tal vez los homosexuales de mediana edad tengan algo que decir al respecto, también. Y eso no pasó hace tantos años.



    12
    De: Sara N'tonton Fecha: 2006-01-03 12:21

    Esta coleóptera quiere decir una cosa sobre el retroceso de los derechos.

    No hay duda de que, como se ha dicho, en comparación con la situación general de las mujeres de hace 100 años, o menos, 50 años, en España, en Europa y en el mundo occidental en general, la situción de las mujeres es infinitamente mejor pues existen LEYES que amparan su igualdad con los hombres y su condición de ciudadanas de pleno derecho en todos los planos, sin restricciones de ningún tipo. Todo lo que las leyes le otorgan, obligan y protegen a los hombres es igual para las mujeres, se refiere a los ciudadanos hombres y ciudadanas mujeres.

    Otra cosa muy distinta son las SITUACIONES DE HECHO de la desigualdad entre sexos en distintos sitios de España, de Europa, del mundo occidental. Y del oriental, el africano, el sudamericano, etc. Que en España las mujeres estamos muchísimo mejor que en Arabia Saudí, por decir un sitio, es manofiesto, lo que no quiere decir que estemos en Jauja o que no hayan sangrantes discriminaciones aún y no haya una violenta reacción en contra que se manifiesta en un aumento de la violencia sexista contra las mujeres.

    Lo que tenemos las mujeres en las sociedades occidentales ha sido una conquista y muchas mujeres han sufrido y han peleado, siguen sufriendo y peleando, para conquistar esas libertades y esa igualdad en las leyes y en la realidad. Pero las leyes sociales, a diferencia de las leyes naturales, son construcciones sociales y pueden cambiarse, son reversibles, y dependen del estado y las creencias de la mayoría de la sociedad. Pues la vigencia de las leyes y los ordenamientos normativos en general radica en que efectivamente, en la práctica real, sirvan como marcos de orientación de las conductas de los individuos. Las leyes suelen ir por detrás de la opinión pública y las creencias y actitudes socialmente imperantes, (otras veces van por delante) pero no están nunca muy lejanas, sino que se suelen ir adaptando a las conductas y creencias instituidas.

    Lo del chador es otra cosa. La cara es la imagen de la persona, lo que nos identifica, tanto a hombres como a mujeres. Entiendo que ambos se la tapen en el desierto. NO entiendo que en Londres, en Madrid o en Las Palmas de Gran Canaria ellos NO se la tapen y ellas estén OBLIGADAS a taparsela. La versión suave o progre es la que sólo vela la cabeza, el pelo sobre todo, pero no el rostro: es la imagen de las mujeres iraníes, que son las que mejor están en los regímenes islámicos y árabes, junto a las norteafricanas.



    13
    De: webensis Fecha: 2006-01-03 12:27

    Jose: "Corolario: nosotros hacemos exactamente lo mismo que ellos. Sólo que a nuestra manera."

    Hay una diferencia de grado brutal. Quien no la quiera ver...



    14
    De: Jose Fecha: 2006-01-03 15:39

    Vale de acuerdo, reconozco que estiré el argumento un poco. No es lo mismo, por supuesto que no. Mi intención al hacer el paralelismo es la de invitar a que bajemos el tono moral de nuestras condenas hacia otra culturas, en tanto en cuanto nosotros tengamos trapitos sucios que lavar en casa...

    Por otro lado, creo que es un error pedir la ilegalización de esas prácticas en nuestra cultura. Fíjense que eso es diferente de pedir que * en otros países* esas prácticas dejen de ser obligatorias y que se conviertan en una opción más -igual que lo es en la nuestra-, petición que yo apoyo.

    Lo que no podemos hacer es legislar en contra de la coacción de las comunidades sobre sus miembros *en el contexto de una sociedad libre*, tal como es la nuestra. En nuestra sociedad uno es libre de entrar en relaciones de sumisión en la que uno abdique de sus derechos. Ahí la ley no puede hacer nada, a menos que se demuestre que uno ha sido obligado físicamente a ello. Si empezaramos a legislar eso caeríamos rápidamente en una pendiente resbaladiza hacia el fascismo.

    Como dije antes, la solución está por otro lado. Las leyes tienen un límite y a partir de ese límite lo unico que se puede hacer es luchar con ideas, influencias y con apoyo social. Por ejemplo, a mí me parece bien que se habiliten centros de acojida para que las mujeres musulmanas que quieran salirse de esa subcultura lo tengan más facil.






    15
    De: webensis Fecha: 2006-01-03 16:06

    Jose: "Mi intención al hacer el paralelismo es la de invitar a que bajemos el tono moral de nuestras condenas hacia otra culturas, en tanto en cuanto nosotros tengamos trapitos sucios que lavar en casa..."

    Si de lo que se trata es de "condenar" el machismo, habrá que hacerlo en grado proporcional a su intensidad, independientemente de que tenga lugar en una "cultura" o en otra. Quien pretenda condenar el machismo y a la vez respetar "las culturas" tendrá un problema grave de coherencia.



    16
    De: Teresa Fecha: 2006-01-03 16:13

    ¡Totalmente de acuerdo, webensis!



    17
    De: jorge ferrer pontana Fecha: 2006-05-22 22:06

    el machismo es una mireda....y cabrones los ke lo dicen....



    18
    De: diego lagunas Fecha: 2006-05-22 22:09

    hay ke luxar x el maxismo ...xq no alla machismo en este mundo...hay que luxar x los cabrones que nos joden diciendo que las mujeres soys inferiores luxar x ke se coman sus palabras i dejar que una mujer sea obrera tb no seais ...una chica es otro ser humano



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.198.247.44 (c927fc61e5)
    Comentario

    © 2002 - 2003 chanita
    Powered by Blogalia