Ethica more cybernetica

Ética al modo cibernético
ethicamorecibernetica-arroba-gmail-punto-com

Categorías:

  • Melendezgate
  • Residuos
  • Sociedad del conocimiento
  • Sociopatologias
  • Archivos:

    <Marzo 2017
    Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3 4 5
    6 7 8 9 10 11 12
    13 14 15 16 17 18 19
    20 21 22 23 24 25 26
    27 28 29 30 31    

    Documentos:

  • cosas importantes

  • Campaña:




    Últimos comentarios

  • Leon Morales en Momia guanche feliz (2ª parte)
  • Leon Morales en Momia guanche feliz (2ª parte)
  • david en Un año más sin Javier Corzo Varillas
  • Jorge en Un año más sin Javier Corzo Varillas
  • Verionq en Un año más sin Javier Corzo Varillas
  • health card en CSIC en crisis
  • titanium rings en CSIC en crisis
  • Man And Van Wimbledon en CSIC en crisis
  • iphone apps en CSIC en crisis
  • (A.R.O.) en Astrónomo jefe

  • Bitácoras amigas:

    Atlantes.org
    Barraquito.net
    Becuadro
    BitacorARP
    {Borondonia}
    {Cuaderno de Bitácora}
    De mi cosecha
    {El Muro de Plank}
    El Paleofreak
    Escalones
    Evolucionarios
    Gofiosfera
    mihteriohdelasiensia
    Mi vida como un osito de peluche
    Planeta Canarias
    Por la boca muere el pez
    ¡Que inventen ellos!
    Scripturae publicae
    Sildavia



    Blogalia

    Meléndez 1, Sanidad 0

    Aparece hoy en La Opinión de Tenerife la noticia de que el juez no ha autorizado el cierre del Instituto del Metabolismo Celular (IMC) donde se venden los conocidos como "polvos de Meléndez". Ha sido una victoria jurídica de Eligio Hernández, el representante legal del Instituto.

    Lo curioso del caso es el argumento, según lo recoge la prensa: el juez cree que la medida de cerrar el IMC es excesiva porque el interés general ya está protegido con la prohibición de venta de los factores. Y es curioso porque parece sentenciar justamente lo contrario a la realidad. Hay una prohibición que NO se cumple: dicen los clientes (o pacientes, o lo que sean) del IMC que nunca se ha vendido tanto bote de polvos y que en el IMC no dan abasto con las peticiones de consulta, ampliadas al resto de España gracias a los reportajes de algunos medios de comunicación de cobertura nacional que se hicieron eco del caso, como se publicó en este blog y en otros y fue ampliamente comentado.

    Los medios de comunicación amplificaron las doctrinas de Meléndez y el hambre de milagros, que no es endemismo canario sino circunstancia ampliamente repartida, disparó la demanda de los factores. En estas circunstancias, ciertamente, el cierre del IMC perjudicaría enormemente a sus dueños, sobre todo en lo que respecta a la cuenta de resultados del "mayor negocio de la historia", según viene definido el IMC en el plan de negocio presentado por Meléndez a posibles inversores. Es curiosa esta facultad mediática para generar, o crear, o producir una parcela de realidad sobre la cual nos quieren 'informar'. Puede verse también en sus efectos sobre el fenómeno del botellón: ¿nos informan los medios o los organizan los medios? Al ser los botellones un hecho social de cierta magnitud y que genera altos consumos, ese alcohol se le compra a unos y no a otros, ciertos colectivos ganan y otros pierden.

    Esta guerra de intereses también se ha aducido en la caso del IMC: las farmacéuticas, esos gigantes industriales de nuestro tiempo, y sus intereses con la venta de sus medicinas es lo que está detrás de la prohibición de la venta de los factores; prohibición tan antigua y tan inefectiva que ya casi ni nos acordamos de que están prohibidos y que el IMC sigue dispensando sustancias prohibidas por las autoridades sanitarias tanto regionales como nacionales. Han sido recurridas estas prohibiciones con el argumento de que son nutrientes y no fármacos y que como tales nutrientes están autorizados por Consumo. De nuevo nos encontramos con definiciones alternativas de la realidad: ¿qué hace a una sustancia nutriente o fármaco? Como en el chiste de Pepe Monagas, "si son nutrientes nos salvemos, pero si son fármacos que dios nos coja confesados..."

    La decisión del juez, todo hay que decirlo, no se basa en si los factores son perjudiciales o no para la salud, sino en que tiene una maraña de recursos que le impide actuar. Felicitaciones al abogado. La situación jurídica del IMC se define como un "totum revolutum", un todo revuelto. Ante el peligro de que el IMC quede indefenso, mejor que siga vendiendo los prohibidos factores, ya que hay otro recurso señalando que la Sanidad canaria no es competente para prohibir la dispensa de los factores. Y no es competente porque no son fármacos. El juez considera que el interés general ya está protegido con la prohibición y las medidas cautelares. ¿Cómo decide el juez si son nutrientes o son fármacos? ¿Es esa una decisión que quepa tomar por un juez? ¿Qué autoridad científica va a ser consultada? Son preguntas que están en el aire.

    En este blog siempre se ha dicho que lo problemático y realmente grave del caso del IMC ha sido que no se ha hecho ciencia y que, por tanto, los resultados que presenta Meléndez no están basados en evidencias probadas sino en suposiciones y deducciones. Y como no se ha hecho ciencia, se ha pasado a experimentar directamente con humanos, que, además, han pagado por ser sujetos experimentales, sin seguir los protocolos y la ética requeridas para hacer ciencia. Por eso hemos calificado aquí la actuación de Meléndez como de curandero (dejando aparte el testimonio de Javier Corzo porque desgraciadamente ya no lo tenemos aquí para que lo ratifique) y hemos alertado sobre el peligro de estar consumiendo sustancias en altas dosis sin saber de sus efectos. Nuestros argumentos han sido y siguen siendo que en el IMC no se ha hecho ciencia sino pseudociencia, y que no está bien que se experimente con humanos, aunque sea con su consentimiento y con un consentimiento reforzado con el pago por ser sujeto experimental o paciente.

    Meléndez "ha curado" a mucha gente. Me remito a los innumerables testimonios que al respecto se han recogido y que funcionan como argumento y prueba casi irrefutable del carácter científico del IMC. Pero lo de que "funciona" NO es lo que hace científico a algo. Es haber seguido una serie de pasos que permiten conocer con rigor y certeza ciertos hechos o fenómenos. Pasos metodológicos y pasos éticos, que lo de la ética parece una cuestión menor y no lo es. En este saltarse los procedimientos científicos normales es donde se apoya la imagen de nuevo Galileo que han dado los medios de comunicación de Meléndez. Los que piden que se sigan los procedimientos habituales de la ciencia son asimilados con la Inquisición y estigmatizados adecuadamente. Tampoco es vana la comparación con Servet, otra víctima de la sinrazón y el cerrilismo inquisitorial. Lo perverso de estas metáforas es que tanto Galileo como Servet se comportaron como científicos. Es el método fundado entre otros por Galileo el que Meléndez no ha seguido. Quien traiciona a Galileo es el procedimiento seguido en el caso de los factores por el IMC.

    Javier Corzo felicitaba hace muy poco al IMC por empezar a actuar correctamente. No pudo ver la salida a la luz de la famosa patente. Se ha publicado una solicitud, pero la gente ya se la ha tomado como una concesión, y han protestado cuando se ha hecho ver las importantes diferencias entre solicitar algo y que ese algo sea concedido, entre pedir y que te den, como le ha pasado a la OTRI de la ULL. Lo bueno de este episodio es que ya empiezan a existir documentos escritos y referencias allí donde antes no los había. Se abren algunos jirones de luz sobre el secretismo que ha rodeado desde el principio este caso.

    Y la cosa sigue abierta. Por ahora, Sanidad ha perdido esta ronda, pero no el partido o el torneo. Eligio Hernández y el IMC han ganado un poco más de tiempo. No sabemos cuánto puede durar el estado de "totum revolutum" de la situación judicial. Pero no parece haber ningún misterio al respecto. La glicina y el aspártico son nutrientes cuando están en estado natural en ciertos alimentos. Son fármacos cuando se usan en estado puro, y en dosis muy superiores a las encontradas en el estado natural, para curar, aliviar, mejorar o sobrellevar un número muy importante de enfermedades. Sanidad recurrirá a su vez la decisión del juez de no llevar adelante el cierre del IMC. Tenemos una hermosa maraña jurídica que dará en su momento materia para, al menos, una tesis doctoral en derecho y otra en sociología del conocimiento científico.

    En plan "minuto y resultado": a fecha de hoy, Sanidad 0, IMC 1.

    (ethicamorecibernetica@gmail.com)

    2006-03-26 15:51 | Categoría: Melendezgate | 3 Comentarios | Enlace

    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://cibern-ethica.blogalia.com//trackbacks/38616

    Comentarios

    1
    De: Sara N'tonton Fecha: 2006-04-18 20:53

    Meléndez parece estar encontrando su lugar natural: las clínicas estéticas que en un principio lo denunciaron. ¿Qué quedó de aquel nuevo Galileo que iba a revolucionar la ciencia? La pela es la pela, que dicen los catalanes y con Eligio de manager no veas...



    2
    De: Anónimo Fecha: 2006-04-19 10:46

    http://www.la-opinion.com/secciones/noticia.jsp?pIdNoticia=50943&pIdSeccion=9&pNumEjemplar=2383



    3
    De: Anónimo Fecha: 2006-04-22 20:29

    Sarantontita, por qué no te pones a trabajar o bien te dedicas a tus propios asuntos? La conferencia de anoche del profesor Melendez y Eligio fué un éxito rotundo, no cabía un alfiler y el aplauso a él y a su proyecto fué generalizado. Creo que la envidia te está matando a ti y a otros asiduos visitantes de este blog lleno de calumnias y difamaciones.



    © 2002 - 2003 chanita
    Powered by Blogalia