Ethica more cybernetica

Ética al modo cibernético
ethicamorecibernetica-arroba-gmail-punto-com

Categorías:

  • Melendezgate
  • Residuos
  • Sociedad del conocimiento
  • Sociopatologias
  • Archivos:

    <Mayo 2017
    Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5 6 7
    8 9 10 11 12 13 14
    15 16 17 18 19 20 21
    22 23 24 25 26 27 28
    29 30 31        

    Documentos:

  • cosas importantes

  • Campaña:




    Últimos comentarios

  • Leon Morales en Momia guanche feliz (2ª parte)
  • Leon Morales en Momia guanche feliz (2ª parte)
  • david en Un año más sin Javier Corzo Varillas
  • Jorge en Un año más sin Javier Corzo Varillas
  • Verionq en Un año más sin Javier Corzo Varillas
  • health card en CSIC en crisis
  • titanium rings en CSIC en crisis
  • Man And Van Wimbledon en CSIC en crisis
  • iphone apps en CSIC en crisis
  • (A.R.O.) en Astrónomo jefe

  • Bitácoras amigas:

    Atlantes.org
    Barraquito.net
    Becuadro
    BitacorARP
    {Borondonia}
    {Cuaderno de Bitácora}
    De mi cosecha
    {El Muro de Plank}
    El Paleofreak
    Escalones
    Evolucionarios
    Gofiosfera
    mihteriohdelasiensia
    Mi vida como un osito de peluche
    Planeta Canarias
    Por la boca muere el pez
    ¡Que inventen ellos!
    Scripturae publicae
    Sildavia



    Blogalia

    El fuego

    Eso es lo que han anunciado los asesinos de ETA. Porque la frase "El fin del alto el fuego", convenientemente rasurada con una Occam's Razor, da un contundente anuncio de muerte y guerra.

    No hay ningún conjunto de ideas que tenga más valor que la vida. Y nadie, en nombre de nada, tiene derecho a matar. Sin excepciones ni relativismos. Y los que matan son asesinos. Que abunden no los hace buenos, sino abundantes.

    Las ganas que me entran es de mandarlos a esa consonante.

    2007-06-05 14:10 | Categoría: Sociopatologias | 22 Comentarios | Enlace

    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://cibern-ethica.blogalia.com//trackbacks/49998

    Comentarios

    1
    De: Anónimo Fecha: 2007-06-06 10:49

    La diferencia está en que ETA no pretende engañar en su comunicado de alto el fuego como lo hiciera Hitler en Múnich con aquel papel. Tampoco Zapatero es un cándido irresponsable de buenas intenciones como pudiera serlo Neville Chamberlain. Zapatero sabe que está dando a ETA una de esas explosivas esperanzas que estallan si no se sacian; pero no le importa si, mientras ETA las constata, contribuye a generar una falsa ilusión de "paz" entre los ciudadanos que le ayude a ganar las próximas elecciones.



    2
    De: Pedro J. Fecha: 2007-06-06 10:56

    Y precisamente una de los triunfos propagandísticos de ETA es que todo el mundo pretende matizar lo que acaba de decir Teresa. Es simple. Los primeros y únicos culpables de la situación son ellos.



    3
    De: Teresa Fecha: 2007-06-06 23:35

    Me ga gustado mucho lo del gNudista

    Mejor no nombrarla



    4
    De: Anónimo Fecha: 2007-06-08 03:56

    Tras la esperada entrevista de Gabilondo en la televisión de Polanco por la que Zapatero dio plantón a TVE, se acentúa la sensación de que el presidente del Gobierno está noqueado. Cuando a un gobernante que ha fracasado estrepitosamente en su apuesta más personal sólo se le ocurre salir de atolladero diciendo que se va a centrar durante el resto de la legislatura en luchar contra el cambio climático, es que ha perdido ya cualquier contacto con la realidad.

    Zapatero empezó su proceso de rendición creando una crisis de la nada. El problema del terrorismo nacionalista vasco ocupaba uno de los escalones más bajos de las preocupaciones de los españoles, después de que la eficacia policial y la ilegalización del entorno etarra hubieran reducido su capacidad de actuar a las cotas más bajas de la historia de ETA. Sin embargo, acabar con la banda era de pronto tan importante que, pese a su debilidad, estaba justificado realizar concesiones.

    Porque lo cierto es que, con comunicado o sin comunicado de ruptura de la tregua, no cabe duda que el Gobierno ha cedido. La presencia de ANV en los ayuntamientos y de PCTV en el Parlamento vasco, la internacionalización del "conflicto" llevándola a la Eurocámara, el planteamiento público del propio Zapatero sobre la posibilidad de la autodeterminación, las reuniones de Patxi Nadie con la formación ilegalizada, la libertad de Otegi, los paseos de De Juana o el desprecio a las víctimas del terrorismo son sólo algunos de los ejemplos. Argumentar, como hace el presidente, que el hecho de que ETA rompa el alto el fuego "permanente" prueba que no ha cedido es, por tanto, mentira.

    De hecho, lo que prueba el comunicado es que ETA, como siempre habían argumentado tanto el PP como la AVT, es insaciable y nunca se conforma. Que interpreta la cesión como debilidad. El tiempo les ha dado la razón. Pero como buen progre que es, Zapatero no puede equivocarse, de modo que ha deshechado esas explicaciones razonadas desde la historia y el sentido común y se ha enrocado, echándole incluso la culpa de su fracaso a quien no tiene poder alguno para hacer ni deshacer en todo este embrollo del proceso en que decidió embarcarse él solo, sin ninguna necesidad. A no ser, claro, que su objetivo no fuera la "paz" sino la rendición, y ETA la excusa perfecta para reducir a migajas tanto la unidad de la Nación española como el Estado de Derecho que en ella tiene su base.

    Tiene razón Zapatero al reconocer que la reunión del lunes con Rajoy no va a servir de nada. No está dispuesto a echar marcha atrás en lo importante, por más que haya hecho a De Juana un pretendido símbolo del fin de la impunidad del terror. Y si el líder del PP ha aprendido algo durante esta legislatura, es que jamás hay que confiar en nada de lo que diga el presidente del Gobierno. Sólo los actos importan, y Zapatero no ha destituido a Conde Pumpido ni ha instado a la ilegalización de PCTV y ANV. Algunas de las reuniones anteriores fueron todo un éxito para el presidente, especialmente aquella que le permitió maniatar al líder de la oposición en el debate sobre el estado de la Nación. Pero resulta difícil que vuelva a conseguirlo. Lo que sigue sin estar claro es para qué acude Rajoy a La Moncloa, cuando ya ante Gabilondo ha dejado claro el presidente que no va a cambiar de actitud.

    Eso sí, que el mismo hombre que llamaba a los directores de los periódicos para convencerles de que el atentado del 11-M era islamista, que jamás ha condenado los asaltos a las sedes del PP en el día de reflexión, que firmó un pacto antiterrorista para compartir los éxitos de Aznar en la lucha contra ETA mientras lo traicionaba reuniéndose con la banda tenga la caradura de decir que "es incapaz" de ser desleal al Gobierno en la lucha antiterrorista sólo demuestra una cosa: que si la izquierda no tuviera una mayoría mediática tan abrumadora, Zapatero ya hubiera salido del poder humillado y aborrecido por la opinión pública. No merece menos un presidente que con su política ha resucitado a la banda terrorista ETA, tirando a la basura los años de trabajo que había costado reducirla a ese estado.



    5
    De: Rajoy pide demasiado. Fecha: 2007-06-08 11:23

    DICE QUE POR LAS "CONDICIONES IMPOSIBLES" DEL PP
    Blanco también da por fracasada la reunión con Rajoy antes de celebrarseTodavía no se ha celebrado la reunión entre el presidente y el líder de la oposición y Gobierno y PSOE ya la dan por fracasada. Primero Zapatero se lo dijo en exclusiva a Gabilondo. Ahora José Blanco le ha secundado en Onda Cero. Anticipa que la cita no servirá para nada y acusa a Rajoy de poner "condiciones imposibles" por pedir la ilegalización de ANV y que sus concejales no tomen posesión de sus cargos. Dice que tras conocer esta propuesta se quedó "sorprendido" y "sonrojado".



    6
    De: Rosa Díez Fecha: 2007-06-11 00:09

    "Estamos apañados", se lamenta Rosa Díez en su blog de Basta Ya. "No hay autocrítica respecto de los resultados de la política antiterrorista puesta en marcha ni de sus consecuencias; no hay autocrítica respecto de los resultados electorales. O sea, todo ha ido estupendamente", ironiza Díez. "Que cambien otros, que nosotros todo lo hemos hecho bien. Se han equivocado los ciudadanos al no votarnos, pero el resultado ha sido magnífico", satiriza la eurodiputada socialista, respecto a las palabras que profirió Rodríguez Zapatero en su discurso del Comité Federal de este sábado.

    Rosa Díez lamenta que su partido en el Gobierno no sepa reconocer las gravedad de su errada política antiterrorista y de negociación con ETA que "no ha tenido ni una sola consecuencia positiva" y sí ha traído que "hoy haya menos libertad en Euskadi", que "los malos estén más fortalecidos", que "la banda esté más reorganizada, más armada y más saneada económicamente".

    "Si sale bien, es su éxito; si sale mal, la culpa la tiene quien se opuso, quien trató de evitar que se cometieran esos errores. ¡Qué locura!", subraya Díez.

    "Creen que consenso y apoyo ciego es lo mismo"

    "Decir enfáticamente: no exigiré rectificación, es lo mismo que afirmar que son otros los que tienen que rectificar; y que como él es así de generoso, no les va a exigir rectificación. Y pensar que así se construye el consenso es no haber entendido nada; o creer que consenso y apoyo ciego es lo mismo. El consenso es corresponsabilidad", señala la eurodiputada del PSOE.

    Díez advierte que "construir un consenso después de lo ocurrido requiere de rectificación" y aunque "en las formas, todos habrán de rectificar, en el fondo, el que debe rectificar es el que se embarcó en una aventura con ETA que ha tenido el final más lamentable que pudiéramos esperar". "Sin reconocer los errores cometidos, echándole la culpa a quienes advirtieron de esos errores, sin asumir la responsabilidad que le corresponde como Gobierno -la política antiterrorista es competencia del Gobierno, recordó siempre ante las críticas-, no es posible construir un consenso real".

    "Bien parece que el Gobierno ha decidido hacerse el mártir. Para el Gobierno y el Comité Federal del PSOE, ETA culpable" y "la oposición -y todos los que nos opusimos a la nueva política antiterrorista- responsable. O mejor, culpables también", critica Díez. "En fin, lo dicho: qué locura. Y que situación tan deprimente. Y tan peligrosa", sentencia la eurodiputada socialista.



    7
    De: El Rey Fecha: 2007-06-15 00:38

    veces he pedido - la necesaria cohesión y unidad para alcanzar un objetivo tan vital como irrenunciable.

    Es también un deber moral que tenemos contraído con todas las víctimas y con sus familias, que merecen nuestro mayor reconocimiento, apoyo y respeto.

    Llevamos varias décadas sufriendo las brutales consecuencias del terrorismo, sufriendo sus extorsiones y amenazas. Hoy las seguimos soportando. Pienso especialmente en la sociedad vasca.

    Pues bien, en estos treinta años España y la democracia se han consolidado y reforzado.

    Treinta años de democracia son ya muchos para dejar claro, una vez más, que la violencia terrorista nunca conseguirá sus objetivos.

    Desde esa serena convicción, los españoles siempre respaldarán a sus instituciones y Fuerzas de Seguridad en esa lucha, utilizando todos los instrumentos del Estado de Derecho.

    No me cansaré de repetir que el futuro depende de nosotros. Que tenemos la capacidad de conducir y liderar el camino hacia un futuro cada vez mejor.

    Hoy treinta años más tarde, sigo creyendo, con todas mis fuerzas, en España y en los españoles, en el valor de presente y de futuro que representa el preciado marco de convivencia que sustenta nuestra Constitución.

    Un futuro común y en común dentro de nuestra Constitución. Un futuro en el que todos tienen su lugar.

    Un futuro que debe ser generoso y solidario. Un futuro en el que los beneficios del esfuerzo común, del progreso y de la prosperidad, alcancen a todos los ciudadanos, en todos los pueblos, ciudades y Comunidades Autónomas.

    Un futuro para el que contáis con la dedicación y el firme compromiso con España del Príncipe de Asturias, formado y entregado en el servicio a los valores y principios de nuestra Constitución.

    Hoy, junto a la Reina como en aquella fecha de 1977, quiero manifestar que la voluntad de favorecer la más armónica convivencia democrática entre todos los españoles, dentro de la unidad de España y de nuestro modelo de vertebración territorial, de promover mayores cotas de bienestar para todos, es el norte que me guía como Rey de todos los españoles, por amor a España y compromiso con la libertad.

    Muchas gracias".



    8
    De: El Rey Fecha: 2007-06-15 00:42

    "Mucho agradezco las sentidas palabras que nos ha dirigido el Señor Presidente del Congreso de los Diputados en este Acto convocado por las Cortes Generales, con participación de los restantes poderes del Estado, para conmemorar el Trigésimo Aniversario de las elecciones de 15 de junio de 1977, una de las fechas más relevantes, sin duda, de nuestra Historia más reciente.

    Un acto destinado a subrayar la trascendencia de unas elecciones que fueron un hito fundamental para la construcción de nuestro marco de convivencia en democracia y libertad.

    Mañana hará treinta años que, por primera vez en décadas, se celebraban unas elecciones generales en libertad sin las que no podría entenderse la España de hoy.

    Recordarlo hoy juntos resulta particularmente oportuno. Por lo que supone de gratitud hacia quienes lo hicieron posible y, también, por lo que contribuye a la toma de conciencia de los valores y principios que explican el éxito del camino recorrido.

    Gratitud y homenaje, ante todo, al pueblo español, verdadero protagonista de aquel período de Transición.

    Gratitud y homenaje a sus principales artífices, con un muy emocionado recuerdo para cuantos hoy ya no pueden estar con nosotros. A los legítimos representantes del pueblo que entonces salieron elegidos.

    Me llena de alegría que algunos estén aquí presentes. Entre ellos, los ponentes de la Constitución que realizaron tan impagable y acertada labor.

    Gratitud y homenaje a las instituciones, a los partidos políticos, a las organizaciones sindicales y empresariales, y a sus dirigentes, por su liderazgo inteligente, generoso y responsable.

    Gratitud y homenaje a los actores principales de nuestra sociedad, a cuantos contribuyeron al éxito del proceso de Transición, confiando en España y en los españoles, al sintonizar con sus ansias de convivencia en armonía y libertad.

    No quiero cerrar este capítulo sin una mención especial a la destacada labor y personalidad de Adolfo Suárez a quien, con motivo de este Aniversario, he concedido el Toisón de Oro para reconocer su dedicación y entrega al servicio de España y de la Corona.

    Pero la conmemoración de los comicios de junio de 1977 nos permite, además, reivindicar valores y principios claves para entender nuestro reciente pasado, revitalizar nuestro presente y asegurar nuestro porvenir.

    En 1977, la normalidad democrática era inaplazable. La Corona estaba firmemente comprometida con ese proyecto.

    A los ciudadanos españoles, y sólo a ellos, correspondía asumir las riendas de su propio destino y establecer las reglas de convivencia política para construir la España democrática que juntos hemos forjado, moderna, unida, respetuosa de su rica pluralidad y diversidad.

    Como dije en la apertura de la Legislatura constituyente, la grandeza y la fortaleza de España debían asentarse en la voluntad manifiesta de cuantos la integramos.

    Sin embargo, para los principales actores políticos no era fácil acertar en la enorme responsabilidad histórica de encauzar dicho proceso, asegurando la plena sintonía con las legítimas expectativas de los españoles.

    Pesaban aún sobre nuestros hombros las secuelas de profundo dolor de una guerra fratricida, la amargura de unas experiencias históricas marcadas por divisiones, exclusiones, exilios e intolerancias.

    No podíamos repetir los errores del pasado.

    De ahí que juntos apostáramos por el respeto mutuo, la tolerancia la reconciliación y la concordia, traducidos en la búsqueda de los más amplios consensos y en la absoluta primacía del interés general. De ahí las renuncias y sacrificios que todos supimos valorar.

    Nos guiaba además la firme determinación de que España no volviera a convertirse en excepción, sino en modelo. Modelo de normalidad democrática dentro de la familia de Naciones de la Europa a la que, por esencia, pertenecemos.

    Tales principios y propósitos generaron el espíritu integrador y el clima de confianza, necesarios para dejar atrás un largo periodo de ausencia de libertades democráticas.

    Aquel miércoles 15 de junio de 1977, las calles de España fueron escenario de riadas alegres, festivas, e inolvidables, de hombres y mujeres que, con su alta participación, manifestaban el legítimo orgullo de recuperar el libre ejercicio del voto y de poder participar en la construcción de una España mejor.

    Dominaba la ilusión por un proyecto común, la convicción y la determinación de que unidos seríamos capaces de forjar un marco de convivencia integrador, capaz de sumar esfuerzos y de convertirse en obra de todos. Todos debíamos contribuir con ilusión al futuro democrático de España, nuestra Patria común.

    Poco después se iniciaba una Legislatura marcada por valores, principios y actitudes que habrían de inspirar nuestra Norma Fundamental. Un gran pacto capaz de vertebrar nuestra unidad de forma respetuosa con la pluralidad de nuestra sociedad y con la riqueza de la diversidad que nos engrandece.

    La voluntad de armónica convivencia en libertad y concordia para poder edificar un futuro mejor de todos y para todos, marcó la adopción de nuestra Constitución. Una Constitución para una gran Nación. Una Constitución moderna, producto del más amplio consenso logrado entre españoles, y que nos ha proporcionado el más largo periodo de estabilidad, progreso y prosperidad en libertad de nuestra compleja historia constitucional.

    Una estabilidad basada en el imperio de la Ley, en un avanzado sistema de respeto y garantía constitucional de los derechos humanos, de un país que ha registrado importantes avances sociales, ya sea en materia de protección social o cobertura sanitaria, de igualdad de la mujer o de formación educativa, siempre en busca de la mayor equidad y justicia social.

    Recordar como Rey las elecciones de 1977 es volver la cabeza a tres décadas de trayectoria política, social y económica, de éxitos labrados por España y por los españoles. ¡Qué cambio tan impresionante! ¡Qué gran país hemos hecho entre todos!

    Quiero expresar mi reconocimiento a cuantos contribuyeron a esa gesta, por su generosidad y apoyo para construir entre todos una España democrática en torno a una Monarquía Parlamentaria como disponen otras Naciones europeas avanzadas.

    Aquella generación de hombres y mujeres marcó un camino, pero también una manera de hacer política. Nos dejó un legado de incalculable valor para nuestra convivencia democrática.

    Un legado que, siempre que ha dominado el debate, nos ha permitido evitar duros y estériles enfrentamientos en el normal desarrollo de nuestra vida política.

    Un legado cuyo respeto constituye un indudable referente que debemos mantener, para que nuestra vida política fluya siempre como debate democrático destinado a construir una España cada vez mejor.

    Gracias a nuestro marco constitucional y al esfuerzo de todos, contando siempre con el estímulo de la Corona, España se ha convertido en una democracia asentada y una economía dinámica con ritmos de crecimiento envidiables.

    Avanzar día a día, superar nuevas dificultades y desafíos es una tarea para la que necesitamos disponer de una convivencia serena, integradora e incluyente, al servicio del progreso y del interés general.

    Por ello, divisiones y desencuentros no pueden ser compañeros de ruta de una gran Nación como España, cuya Transición política, marco de convivencia democrática y profunda modernización, siguen siendo ejemplos para el mundo y nos deben servir de estímulo a los propios españoles.

    Ante las grandes cuestiones que afectan al Estado, debemos buscar la unidad y el entendimiento basados en el diálogo sincero.

    Debemos armonizar puntos de vista y lograr entre todos los más amplios consensos, pues todo lo que es producto del consenso es siempre más sólido, integrador y duradero; refleja mejor el sentir del conjunto; sirve mejor al interés general.

    Esto es lo que los ciudadanos quieren de sus partidos e instituciones.

    No desperdiciemos oportunidades. Trabajemos para fomentar lo mucho que nos une y para disipar cuanto nos separe, respetuosos con la pluralidad y diversidad que nos define, pero sin perder nunca la unidad que nos da la fuerza y dimensión necesarias para seguir progresando.

    Apliquémonos, en particular, a derrotar la abominable lacra del terrorismo cruel e inhumano que tantas víctimas y dolor ha generado, fraguando de nuevo - como tantas veces he pedido - la necesaria cohesión y unidad para alcanzar un objetivo tan vital como irrenunciable.

    Es también un deber moral que tenemos contraído con todas las víctimas y con sus familias, que merecen nuestro mayor reconocimiento, apoyo y respeto.

    Llevamos varias décadas sufriendo las brutales consecuencias del terrorismo, sufriendo sus extorsiones y amenazas. Hoy las seguimos soportando. Pienso especialmente en la sociedad vasca.

    Pues bien, en estos treinta años España y la democracia se han consolidado y reforzado.

    Treinta años de democracia son ya muchos para dejar claro, una vez más, que la violencia terrorista nunca conseguirá sus objetivos.

    Desde esa serena convicción, los españoles siempre respaldarán a sus instituciones y Fuerzas de Seguridad en esa lucha, utilizando todos los instrumentos del Estado de Derecho.

    No me cansaré de repetir que el futuro depende de nosotros. Que tenemos la capacidad de conducir y liderar el camino hacia un futuro cada vez mejor.

    Hoy treinta años más tarde, sigo creyendo, con todas mis fuerzas, en España y en los españoles, en el valor de presente y de futuro que representa el preciado marco de convivencia que sustenta nuestra Constitución.

    Un futuro común y en común dentro de nuestra Constitución. Un futuro en el que todos tienen su lugar.

    Un futuro que debe ser generoso y solidario. Un futuro en el que los beneficios del esfuerzo común, del progreso y de la prosperidad, alcancen a todos los ciudadanos, en todos los pueblos, ciudades y Comunidades Autónomas.

    Un futuro para el que contáis con la dedicación y el firme compromiso con España del Príncipe de Asturias, formado y entregado en el servicio a los valores y principios de nuestra Constitución.

    Hoy, junto a la Reina como en aquella fecha de 1977, quiero manifestar que la voluntad de favorecer la más armónica convivencia democrática entre todos los españoles, dentro de la unidad de España y de nuestro modelo de vertebración territorial, de promover mayores cotas de bienestar para todos, es el norte que me guía como Rey de todos los españoles, por amor a España y compromiso con la libertad.

    Muchas gracias".



    9
    De: Teresa Fecha: 2007-06-15 08:42

    Eso de tener al rey copipegando su discurso en este blog, da como cosa...

    Majestad, por favor, la próxima vez ponga el enlace solamente y ya va quien quiera a leerle allí.
    ;-)



    10
    De: Forode Ermua Fecha: 2007-07-09 17:18

    El 10 de julio de 1997, la causa de la libertad saltó adelante en España, redimida por el calvario de un joven de Ermua. A las 15:25 horas de ese jueves, Miguel Ángel Blanco Garrido, de 29 años, fue secuestrado a las puertas de la estación de Eibar cuando volvía, como cada tarde después de comer en casa de sus padres, a su puesto en la firma Eman Consulting.

    Miguel Ángel era concejal del PP en Ermua, a donde habían llegado sus padres desde Galicia en busca de una vida mejor. Irantzu Gallastegi Sodupe, alias Amaya, lo abordó nada más salir del apeadero y lo condujo a un coche en el que aguardaban Francisco Javier García Gaztelu, Txapote, y José Luis Geresta Mujica, Oker.

    Una llamada a Egin transmitió, minutos después, los términos del chantaje: todos los presos de ETA debían ser reagrupados en cárceles del País Vasco en un plazo de 48 horas, o matarían a Miguel Ángel Blanco.

    Diez días antes, el 1 de julio, la Guardia Civil había liberado en una fulminante operación al funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, después de 532 días de tortura y cautiverio en un cubil inhumano. ETA respondió con el sadismo y la crueldad que sólo se adquieren después de haber asesinado a cerca de 1.000 personas.

    A las cuatro en punto de la tarde del sábado 12 de julio de 1997, justo cuando vencía el plazo quimérico fijado por los terroristas, Txapote descerrajó dos tiros a bocajarro en la cabeza cubierta de Miguel Ángel, en un monte cercano a Lasarte. Lo encontraron unos cazadores, tumbado boca abajo y con las manos atadas por delante, inconsciente aunque con un hilo de vida. Sus lesiones eran irreversibles y falleció hacia las tres de la madrugada del sábado 13 de julio en el mismo hospital de San Sebastián donde otro sanguinario etarra, Ignacio de Juana Chaos, se ha respuesto de su falsa huelga de hambre, en un régimen semi-turístico, gracias a un beneficio penitenciario concedido por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

    El secuestro, tortura y asesinato de Miguel Ángel Blanco inundó de rabia y dolor la sociedad española, pero también significó el fin del miedo y el nacimiento de un movimiento cívico de libertad que inspiró la política antiterrorista más eficaz conseguida hasta ahora contra ETA.

    Más de seis millones de personas se echaron a la calle en aquellos tres días de julio para plantar cara al Mal, anunciar a los terroristas que la Democracia iría a por ellos y empujar a los gobernantes a perseguir con toda la fuerza de la Ley la derrota de los asesinos.

    El Espíritu de Ermua provocó un repliegue del nacionalismo vasco, aturdido por la fuerza del movimiento cívico y temeroso de perder su poder. Aquella reacción desembocó en los Pactos de Estella-Lizarra del PNV y ETA, por los que ambos se comprometían a impedir la presencia de partidos no nacionalistas en el gobierno de las instituciones vascas.

    Diez años después, la fuerza cívica contra ETA ha sido sustituida por la negociación del Gobierno del PSOE con los terroristas, pero Ermua sigue siendo, para millones de españoles, la referencia cierta de que es posible derrotarles, no sólo con las Leyes sino también en la calle, donde más fuertes e impunes se han sentido siempre.

    España sigue recordando con rabia y angustia, pero también con emoción por el clima de unión que se alcanzó, los tres días que transcurrieron entre el secuestro del concejal del PP en Ermua (Vizcaya) Miguel Ángel Blanco y su asesinato a manos de ETA.

    Con ETA de nuevo en las instituciones, rearmada y dispuesta a seguir matando después de al menos tres años de conversaciones secretas con el PSOE y con el Gobierno de Rodríguez Zapatero, el regreso a Ermua significa, no sólo la rememoración de uno de los momentos de mayor dignidad de la sociedad española, sino también la recuperación del único rumbo posible para acabar con el terrorismo sin entregar la libertad ni la justicia.



    11
    De: Teresa Fecha: 2007-07-09 18:33

    Quien se firma como Foro Ermua, apropiándose de un gran símbolo de todos los españoles, parece olvidar que don José María Aznar negoció y pactó también con ETA, a quien en aquellos días tanto el gobierno del PP como su periódico oficial, El Mundo, llamaban Movimiento Vasco de Liberación.
    Muy frágil y muy sospechosa la memoria esa, que tratan de utilizar e instrumentalizar para su regreso al poder a la lucha antiterrorista que jamás habia sido cuestionada. De todo esto yo he sacada una triste conclusión: al PP no le importa España, lo único que les interesa es ocupar el poder para hacer negocios y dar pelotazos. El PP de Gran Canaria, con su jefe habiendo perdido las elecciones y convertido por mor de los pactos en el próximo vicepresidente y Consejero de Economía regional, es un caso manifiesto de cómo actuan los del PP: corrupción y autoritarismo, falta de respeto por la democracia y una concepción de los cargos públicos al servicio de los intereses privados de amigos y afiliados.



    12
    De: webensis Fecha: 2007-07-09 19:10

    Es un troll de tipo copy&paste.



    13
    De: Teresa Fecha: 2007-07-09 20:35

    Sí, webensis. Este tipo de troll me parece especialmente molesto y caradura.
    No sé yo si es que nadie lee la libertad digital esa, porque andan desesperados colgando sus panfletos en todos los sitios.
    Están logrando que me caiga bien ZP, pues si ellos lo ven tan mal es que debe tener algo bueno...



    14
    De: Eduardo Fecha: 2007-07-10 02:18

    Teresa, coincido lo que dices. El actual aparato dirigente del PP ha perdido el norte y no actúa como un partido democrático sino como los fachas de toda la vida. Sinceramente espero que el PP renueve esas apestosas alturas y entre gente de mejor apariencia y costumbres, que los tienen. No todo el partido es así, hay que reconocerlo, pero el paso del tipo aquel del bigotillo fue funesto y lo que dejó atras peor. Ahora el patriota de boquilla es el mejor anuncio antiespañol en todos los lados por los que pasa. A ese tipo al igual que a sus compinches, el país les importa un pimiento. Solo les interesa el poder y sus intereses personales. Bueno, a ese también le privaba lo de poner sus patas sobre la mesita de George allá en Texas y se amigo de Tony.

    A ver si entran aires nuevos por esa casa, que falta les hace.

    Lo de los pegados del panfleto ese, es universal por internet. Marchandising. A ver si pica aguien. Siempre hay tontos. No piensan, copian y pegan. Siempre con la misma matraquilla. A mi también, a pesar de que no me cae bien ZP, el cacareo de estos tipos, me hace pensar igual que tu, algo bueno debe tener.

    Saludos cordiales



    15
    De: Eduardo Fecha: 2007-07-10 21:07

    Como es obvio, el anterior mensaje no es mío, es otro copia-pega del pasmarote de servicio y luciendo sus habilidades únicas. Las únicas que posee y que sabe hacer, copiotear. Hasta mi nombre lo ha copiado. Muy intelectual el plagiario, si señor.

    Saludos cordiales



    16
    De: Eduardo Fecha: 2007-07-11 10:08

    ¿Cuál Eduardo es el auténtico?



    17
    De: Teresa Fecha: 2007-07-11 13:32

    Tienes razón, Eduardo-verdadero. Tu sosias plagiario ha puesto un pegote de la libertad digital, que es lo único que lee y lo único que, al parecer, sabe hacer. Cordiales saludos



    18
    De: Eduardo Fecha: 2007-07-12 13:24

    A Eduardo, el auténtico, se le distinguen sus escritos a millas. Al idiota sin imaginación ni narices para firmar con su nombre o un nick inequívoco, también se le distingue inmediatamente por el copia-pegado del panfleto fascista.

    Jugar a ese tipo de malentendidos es de tontos, pero si el tipo no da mas de si...

    Pero en el pecado llevan el castigo. Cuando los del PP, lleguen al poder de nuevo -al fin y al cabo el sistema está diseñado para eso- este tipo de personajillos será dejado en la cuneta sin compasión. Tontos útiles, decían y dicen.

    Saludos cordiales



    19
    De: webensis Fecha: 2007-07-12 18:55

    Si no los borras, seguirá.



    20
    De: webensis Fecha: 2007-07-20 11:15

    Eso no lo he escrito yo.



    21
    De: webensis Fecha: 2007-07-20 18:22

    El 21 tampoco lo he escrito yo.
    Si puedes, lo borras. Gracias.



    22
    De: Teresa Fecha: 2007-07-20 21:47

    Ya se que tú no copipegas sin tino y de forma anónima, webensis verdadero... ;-) Son "astucias" de este troll



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.162.19.123 (78e18e993c)
    Comentario

    © 2002 - 2003 chanita
    Powered by Blogalia