Ethica more cybernetica

Ética al modo cibernético
ethicamorecibernetica-arroba-gmail-punto-com

Categorías:

  • Melendezgate
  • Residuos
  • Sociedad del conocimiento
  • Sociopatologias
  • Archivos:

    <Marzo 2017
    Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3 4 5
    6 7 8 9 10 11 12
    13 14 15 16 17 18 19
    20 21 22 23 24 25 26
    27 28 29 30 31    

    Documentos:

  • cosas importantes

  • Campaña:




    Últimos comentarios

  • Leon Morales en Momia guanche feliz (2ª parte)
  • Leon Morales en Momia guanche feliz (2ª parte)
  • david en Un año más sin Javier Corzo Varillas
  • Jorge en Un año más sin Javier Corzo Varillas
  • Verionq en Un año más sin Javier Corzo Varillas
  • health card en CSIC en crisis
  • titanium rings en CSIC en crisis
  • Man And Van Wimbledon en CSIC en crisis
  • iphone apps en CSIC en crisis
  • (A.R.O.) en Astrónomo jefe

  • Bitácoras amigas:

    Atlantes.org
    Barraquito.net
    Becuadro
    BitacorARP
    {Borondonia}
    {Cuaderno de Bitácora}
    De mi cosecha
    {El Muro de Plank}
    El Paleofreak
    Escalones
    Evolucionarios
    Gofiosfera
    mihteriohdelasiensia
    Mi vida como un osito de peluche
    Planeta Canarias
    Por la boca muere el pez
    ¡Que inventen ellos!
    Scripturae publicae
    Sildavia



    Blogalia

    Tres hurras por Jacinto Quevedo y el Museo Elder

    A Jacinto Quevedo le costó años y años de trabajo y de dotes persuasivas para lograr que Las Palmas de Gran Canaria contara con un Museo de Ciencia y Tecnología. Movió Roma con Santiago, que se dice, sorteó con habilidad de futbolista brasileño los embates enemigos y al final logró que Lorenzo Olarte, en aquel entonces Consejero de Turismo del Gobierno de Canarias, apoyara y acogiera el Museo, y éste pudiera abrir sus puertas en la casa Elder del Parque Santa Catalina.

    Cuando el siniestro Soria fue elegido Presidente del Cabildo de Gran Canaria y Pilar Parejo mandaba en Turismo, ya hubo un susto y se pretendía convertir al Museo Elder en pinacoteca. Al final, la cosa sólo quedó en susto. Pero también en advertencia para el futuro. El Museo no sólo tuvo que luchar para nacer, sino que debería luchar constantemente para sobrevivir. La supervivencia no dependía, como alguien pudiera suponer, de su éxito social. El Museo de Ciencia y Tecnología bate récords de visitas, exposiciones, proyección o lo que le echen. Estos éxitos no se deben sólo a Jacinto Quevedo, por supuesto, pero él tiene muchísimo que ver con ellos.

    Ahora que el siniestro Soria ha alcanzado la vicepresidencia del Gobierno de Canarias como pago a haber perdido estrepitosamente las elecciones en Gran Canaria, y ha logrado para su partido, el PP, diversas Consejerías regionales entre ellas la de Turismo, le ha faltado tiempo para echar a Quevedo de la dirección del Museo y poner a un propio al frente de él. Un propio que venía rebotado de La Cueva Pintada de Gáldar, donde ya se le cuestionó su idoneidad. En el PP parecen creer que el mero hecho de ser del PP y súbdito de Soria, aporta ya currículo suficiente para cualquier cosa, sea una Gran Marina, una urbanización ilegal, un pelotazo con el gas o con los molinillos eólicos. "Bisnes ar bisnes" que dice el vulgo bilingüe.

    Jacinto Quevedo ha vuelto a su puesto de trabajo en la Consejería de Educación y hoy La Provincia publica una entrevista donde cuenta sus batallas y la inquina de Soria con el Museo y con su persona. No hace sangre, cosa que habla muy bien de él, pero deja ver de qué ha ido la historia interna de este precioso Museo.

    Quienes somos desconfiados por experiencia, nos tememos ya que este entretenido Museo empiece su decadencia, más bien su trayectoria cuesta abajo y sin frenos, gracias al prócer soriano, ahora convertido en el carcelero de Paulino. Iré gustosa a cualquier manifestación a favor del Museo y de su director y firmaré cualquier manifiesto en este sentido.

    Mientras se organiza, si se organiza, la protesta ciudadana, sirva este articulillo para agradecer a Quevedo su profesionalidad museística y las buenas horas que he pasado entre las paredes y aparatos del Museo. También para expresarle mi solidaridad por esta trapisonda y este castigo por hacer las cosas bien, que en Canarias es una cosa peligrosísima porque a la gente le puede dar por comparar y más de uno -y una- puede quedarse con las vergüenzas al aire. No sus culos, sino sus desatinos e ineficacias gestionando (es un decir) los bienes y fondos públicos.

    Que conste mi protesta más enérgica por esta forma de colocar amistades y clientelas en puestos estratégicos sin exigirles la más mínima cualificación para ello. Es el estilo habitual de nuestros políticos (nuestros porque han sido elegidos por nosotros), pero qué quieren, no acabo de acostumbrarme a esta disparatada y nefasta manera de (des)gobierno.


    2007-10-09 10:24 | Categoría: Sociedad del conocimiento | 7 Comentarios | Enlace

    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://cibern-ethica.blogalia.com//trackbacks/52684

    Comentarios

    1
    De: Suetonio Fecha: 2007-10-09 23:05

    Como dice la canción: Malos tiempos para la lírica. Y para la voz crítica, los librepensadores y los contracorriente... Mientras algunos museos inician el camino de vuelta, descartando que el aval del político de turno sea mérito suficiente para dirigir un museo (véase el caso del Reina Sofía, por ejemplo), en Canarias seguimos apostando por el modelo habitual del "quitate tu pa'ponerme yo". O como diría Soria: "quiten a ese pa'poner al nuestro".



    2
    De: Eduardo Fecha: 2007-10-10 23:02

    Comparto todo el escrito de Teresa. Ese tipo de actos políticos son repugnantes. Igual ha ocurrido en otros museos de Canarias, donde ahora figuran perfectos inútiles (por no decir zopencos)como directores, pero con unos enchufes modelo trifásico de alta tensión.

    En el fondo es de lo siempre, aparte de lo que apunta Suetonio, que la cultura les importa un pimiento y medio. Los negocios, el lucro personal y el mangoneo les priva. Como ha ocurrido ya varias veces, tengo la impresión de que les gusta mas el contenedor (por las obras y reformas, claro) y del contenido pasan, y suele ser mas bien penoso o descuidado.

    Esperemos que ese magnífico Museo Elder no fenezca en manos del enchufado ese. Aunque se sea agnóstico, recemos, para que el tipo no se moleste en aparecer por allí.

    Hay que fastidiarse con los detritus políticos que nos toca sufrir.

    Saludos cordiales



    3
    De: Teresa Fecha: 2007-10-11 00:58

    Del Top Secret de Canarias Ahora:

    "LAS PRISAS POR LAS VENDETAS SON MUY MALAS CONSEJERAS
    Primeros errores en el Museo de la Ciencia
    No se vayan a creer que nos vamos a olvidar de la ofensa que ha supuesto para el sentido común y para la cultura de las islas la decisión del PP de levantar por los aires al director del Museo de la Ciencia y la Tecnología de Las Palmas de Gran Canaria, Jacinto Quevedo, por ser desafecto al régimen. Ya saben que en su lugar, la soriasis ha nombrado a Fernando Pérez, un licenciado en Derecho que acumula como mérito principal haber sido asesor de Pedro Luis Rosales en esa grandiosa gestión cultural que tuvo el Cabildo de Gran Canaria los últimos y muy negros cuatro años. Pérez, que no resistiría ni siquiera la primera prueba de las que son sometidos los directores de museos del mundo civilizado, es el primer error de Rita Martín, forzada por Su Excelencia. Pero ha cometido algunos errores más, como contratarlo sin la debida partida presupuestaria.


    UN RECIENTE DECRETO CAMBIA LOS MODOS DE CONTRATAR
    Una fundación pública a dedo
    Pero no ha sido solamente la designación de Fernando Pérez como director del Museo de la Ciencia, ni las dificultades para pagarle, los únicos errores cometidos. Es que, además, hay división de opiniones acerca de la legalidad de su contratación, habida cuenta de que se trata de una fundación cuyos patronos son instituciones públicas. Hasta hace poco, las fundaciones en Canarias se regían por una ley general que igualaba a las públicas con las privadas, pero un decreto de Hacienda, emitido en tiempos de Mauricio, regulaba de modo especial las que estaban participadas por más de un 80% por instituciones públicas. El Museo Élder de la Ciencia y la Tecnología es cien por cien público, lo que obligaría a convocar la plaza de director por el muy transparente método del concurso con publicidad y libre concurrencia. Hay expertos que dicen que no es preciso, pero como nos hemos quedado con la duda, aquí queda planteado para que los que saben de leyes nos iluminen un poco más."

    Ojalá sea así y el enchufado tenga que presentarse a un concurso público.



    4
    De: ElPez Fecha: 2007-10-11 01:04

    Vaya vaya, qué cosas pasan...



    5
    De: Anónimo Fecha: 2008-12-13 22:45

    El museo va cada vez peor, comparado con mis anteriores visitas menuda diferencia.



    6
    De: Anónimo Fecha: 2008-12-13 22:48

    Tome cartas en el asunto doña Rita menudo director.



    7
    De: Teresa Fecha: 2008-12-14 14:28

    ¿Usted cree que doña Rita sabe algo de ciencia y tecnología? Porque lo que se conoce de ella y de sus acciones desde que está en el Gobierno no da pie al optimismo precisamente...



    Nombre
    Correo-e
    URL
    Dirección IP: 54.163.149.225 (b6737b83dc)
    Comentario

    © 2002 - 2003 chanita
    Powered by Blogalia