Ethica more cybernetica

Ética al modo cibernético
ethicamorecibernetica-arroba-gmail-punto-com

Categorías:

  • Melendezgate
  • Residuos
  • Sociedad del conocimiento
  • Sociopatologias
  • Archivos:

    <Abril 2017
    Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
              1 2
    3 4 5 6 7 8 9
    10 11 12 13 14 15 16
    17 18 19 20 21 22 23
    24 25 26 27 28 29 30
                 

    Documentos:

  • cosas importantes

  • Campaña:




    Últimos comentarios

  • Leon Morales en Momia guanche feliz (2ª parte)
  • Leon Morales en Momia guanche feliz (2ª parte)
  • david en Un año más sin Javier Corzo Varillas
  • Jorge en Un año más sin Javier Corzo Varillas
  • Verionq en Un año más sin Javier Corzo Varillas
  • health card en CSIC en crisis
  • titanium rings en CSIC en crisis
  • Man And Van Wimbledon en CSIC en crisis
  • iphone apps en CSIC en crisis
  • (A.R.O.) en Astrónomo jefe

  • Bitácoras amigas:

    Atlantes.org
    Barraquito.net
    Becuadro
    BitacorARP
    {Borondonia}
    {Cuaderno de Bitácora}
    De mi cosecha
    {El Muro de Plank}
    El Paleofreak
    Escalones
    Evolucionarios
    Gofiosfera
    mihteriohdelasiensia
    Mi vida como un osito de peluche
    Planeta Canarias
    Por la boca muere el pez
    ¡Que inventen ellos!
    Scripturae publicae
    Sildavia



    Blogalia

    Meléndez: un empresario "innovador"


    ...
    pues que da y quita el decoro
    y quebranta cualquier fuero,
    poderoso caballero
    es don Dinero.

    ...
    y pues él rompe recatos
    y ablanda al juez más severo,
    poderoso caballero
    es don Dinero.

    D. Francisco de Quevedo



    Cada vez está más claro que el asunto Meléndez, como sucede siempre con las pseudociencias, ha sido una forma de ganar rápidamente mucho dinero usando a la ciencia como disfraz. La empresa Instituto del Metablismo Celular (IMC), que empezó sus actividades de forma clandestina en la Universidad de La Laguna y se regularizó posteriormente, se autodefine como "uno de los mayores negocios de la historia", según informa hoy La Opinión de Tenerife.

    El proyecto empresarial de Meléndez, presentado a inversores y empresarios en 2004, señalaba que "teniendo en cuenta el posible precio de los productos que estamos usando en el mercado, el número de usuarios potenciales, el éxito sin duda han de tener, avalado por nuestra experiencia tras dos años y medio de prueba, y teniendo en cuenta exclusivamente los productos ya logrados, se puede calcular una ganancia neta de muchos miles de millones de euros anuales". Meléndez lo tenía muy claro: "la opinión pública asociará enseguida al IMC con el mayor descubrimiento de la Medicina en el último siglo. Ello le dará un prestigio social que repercutirá en su actividad y en su popularidad haciendo muy fácil la difusión de sus actividades". Y muy rentable, como sin duda ha sido.

    No tenemos nada en contra de los desarrollos industriales y de la explotación comercial de productos científicos. Todo lo contrario. Nos parece muy bien la innovación producto de la I+D y la creación de empresas basadas en el conocimiento. Pero siempre que quede claro que son empresas cuyo fin es el lucro, el beneficio, y que ese beneficio se basa en vender un producto científico o tecnológico en el marco de la legislación vigente y sometido a las reglas del mercado. No disfrazando de investigación desinteresada un negocio muy lucrativo y muy interesado. Interesado en traficar con los enfermos y con la buena fe de los que creían estar contribuyendo a un nuevo Galileo y a un futuro premio Nobel.

    En el caso del IMC de Meléndez se ha ocultado sistemáticamente este carácter empresarial y de negocio y se ha abusado de la buena fe de los consumidores y enfermos. Meléndez se inventó su Instituto dentro de la Universidad y en ella empezó a vender sus polvos y a atender a sus clientes en la más completa ilegalidad. Ni existía ese Instituto dentro del organigrama universitario, ni la legislación permite a los universitarios que están en régimen de dedicación exclusiva a la universidad dedicarse a otras tareas ajenas a las universitarias ni, mucho menos, cobrar directamente por esas actividades. Cuando los universitarios prestan servicios de investigación a empresas o instituciones han de hacerlo en el marco legal de convenios o contratos informados y autorizados por la propia universidad y es la universidad la que cobra por esos servicios y la que paga después a sus profesores por ellos.

    Meléndez no hizo nada de esto y estuvo años experimentando ilegalmente sus polvos dentro de la universidad y disfrazando sus ventas de donativos o aportaciones voluntarias a la investigación. Donativos o aportaciones que cobraba él directamente y de los que la contabilidad universitaria no tenía noticia. Todo ello, además, usando las instalaciones (locales, electricidad, limpieza, etc) universitarias de forma gratuita, lo que supone una competencia desleal con respecto a las actividades de otras empresas que tienen que poner en sus cuentas de gasto, como es natural, los costes de los locales y del mantenimiento de los mismos. Estos ahorros permitieron acumular el suficiente capital como para considerar que el negocio era muy rentable. Y sin pagar impuestos de ningún tipo ni a Industria ni a Hacienda, con lo que aumenta tanto el beneficio como la competencia desleal a empresas que tienen que "retratarse" ineludiblemente ante la administración para poder desarrollar sus actividades. Muy innovador, sin duda. Pero bastante ilegal y nada ético. Pues no es ético usar a los humanos como conejillos de indias, sin los controles adecuados y estabecidos, por mucho que éstos se presten voluntariamente a ello.




    Cuando al fin se vio obligado a salir de la Universidad y a desarrollar sus actividades en la calle, el tinglado tenía ya tal envergadura y el éxito social era ya de tal calibre, máxime cuando entre sus clientes figuraban importantes cargos públicos, funcionarios, periodistas y empresarios, que hubo de regularizar su actividad, crear como empresa el hasta entonces Instituto fantasma y contratar médicos que sirvieran de pantalla legal para sus actividades sanitarias. Pues Meléndez vendía y vende curación. Curación de todas las enfermedades a un módico precio: 100 euros de donación "voluntaria" por paciente y mes. Meléndez consideraba que ello ayudaría a disminuir el gasto farmacéutico de Canarias y así se lo hizo ver a las autoridades sanitarias, lo que explica la de otro modo inexplicable pasividad de dichas autoridades durante estos años de lucrativa, ilegal y desleal actividad.

    El "gancho" de marketing era magnífico: un "sabio" luchando en solitario por el progreso del conocimiento científico, una "revolución" en medicina y biología, el "mayor descubrimiento de la medicina del último siglo". Y un atractivo ingrediente de rebeldía: los intereses creados de médicos y farmacéuticos iban a perseguirlo, con lo que Meléndez aparecía como un héroe "antisistema". Causas nobles y generosas tras las que se escondía un proyecto empresarial muy claro y de gran rentabilidad económica: uno de los mayores negocios de la historia. Tan lucrativo como el eólico y el del gas y tan sucio y oscuro como ellos.

    Han sido las presiones del Estado, de la Agencia Española del Medicamento del Ministerio de Sanidad, las que finalmente han obligado a actuar a la Consejería de Sanidad del Gobierno, creando una situación paradójica: la consejera Julios y la directora del Servicio Canario de Salud diciendo que los polvos son ilegales y el portavoz del Gobierno diciendo que lo que se busca es legalizarlos. Un día se dice que no constan efectos secundarios adversos de los polvos y al día siguiente se dice que podrían haber casos de efectos adversos. Mientras tanto ya se ha organizado la "Asociación de amigos de Meléndez-Hevia" para luchar por la dosis de polvos y por el mantenimiento del negocio, pues la figura de Benicio Alonso al frente de la asociación no es casual. Además, esta relevancia en los medios de comunicación regionales y nacionales ha supuesto una gratuíta campaña de publicidad que ha incrementado notablemente la demanda de los polvos y la petición de consultas. Más negocio. Las emisoras locales difunden los teléfonos de las consultas y, bajo la apariencia de la información, emiten publireportajes de las excelencias del método del "científico injustamente perseguido". Ya no son 7.000 pacientes (cifras que no se sabe si son ciertas porque su fuente es Meléndez), son 8.000. Entendemos las dudas del Gobierno de ATI-CC: 8.000 votos son una fuerza electoral nada desdeñable en Tenerife en un año pre electoral y unas encuestas no del todo favorables a esta fuerza política.

    Si por fin se publica en el Boletín Oficial de Canarias la prohibición de la venta de los polvos y se procede al cierre forzoso de la ilegal actividad comercial, Meléndez ha ganado muchos más clientes en esta semana y, sobre todo, ha ganado popularidad y aceptación social. Veremos manifestaciones en su favor y en contra de la Consejería de Sanidad, como ya hemos visto pintadas que lo apoyan. No hay que olvidar que la Consejera de Sanidad es de Gran Canaria, lo que aporta el ingrediente de pleito insular indispensable para el éxito de la movilización.

    El mayor negocio de la historia está en su mejor momento. No nos cabe duda de que Meléndez se ha convertido en un hombre de negocios y en un empresario "innovador". Pero que quede claro que la ciencia nada tiene que ver con esto. Es un rentable negocio pseudocientífico que tiene muy nerviosos a los dirigentes de ATI-CC y muy contentos a los inversores.

    2006-02-11 11:13 | Categoría: Melendezgate | 30 Comentarios | Enlace

    Referencias (TrackBacks)

    URL de trackback de esta historia http://cibern-ethica.blogalia.com//trackbacks/37368

    Comentarios

    1
    De: Sara N'tonton Fecha: 2006-02-11 17:16

    De El Día:

    http://83.175.206.50/2006-02-11/vivir/vivir1.htm
    Meléndez calcula un beneficio de 2,8 millones de euros al año con sus polvos
    "El mayor avance de la medicina en los últimos 70 años acarreará igualmente uno de los mayores negocios de la historia". Así de rotundo es el proyecto de empresa creado por Enrique Meléndez-Hevia en agosto de 2004 con el fin de obtener recursos para expandir su actividad por todo el territorio nacional.

    NURIA DÍAZ, S/C de Tenerife

    El catedrático de Bioquímica de la Universidad de La Laguna Enrique Meléndez-Hevia prevé obtener un beneficio de 2,88 millones de euros con la venta y distribución de sus ya famosos "polvos", cuya ingesta recomienda para el tratamiento de una treintena de enfermedades degenerativas.

    Según se refleja en su proyecto de creación de empresa, fechado en agosto de 2004, el Instituto del Metabolismo Celular (IMC) espera una ganancia neta de 30 euros al mes por paciente "siguiendo una estimación a la baja". Asimismo, el documento proyecta la creación de 50 "centros de salud integral" distribuidos por todo el territorio nacional bajo un sistema de franquicias, que dispararían esta cifra de negocio hasta los 144 millones de euros.

    "El mayor avance de la medicina en los últimos 70 años acarreará igualmente uno de los mayores negocios de la historia", se subraya en este documento donde se asegura poder lograr "una ganancia neta de muchos millones de euros anuales". Indica que, en base a su experiencia, "la expansión del negocio será espectacular con un incremento de mercado inimaginable en cualquier ámbito" a la vez que destaca que este crecimiento se puede lograr sin publicidad.

    El proyecto de empresa contempla a toda la humanidad como consumidores potenciales, "porque prácticamente no hay nadie exento de las enfermedades degenerativas o que no le interese prevenirlas". Por ello, considera que la mayoría de la población querría tomar al menos uno de sus productos y muchos querrán tomar varios, concluye.

    Objetivo: explotar ciencia

    Esta empresa, que denomina Instituto del Metabolismo Celular tiene como objetivo "la producción y explotación industrial de la ciencia en el campo de la biomedicina, con una rentabilidad económica muy alta". También señala que la actividad de este organismo será la investigación y el desarrollo de productos para combatir las enfermedades degenerativas y los problemas relacionados con la nutrición y el deporte para, añade, "desarrollar su explotación o generar los acuerdos comerciales que procedan con la industria farmacéutica y alimentaria, entidades deportivas y cualquier otra empresa que pueda estar interesada y que ofrezca unas condiciones interesantes".

    A lo largo del documento se subraya que el IMC cuenta con una serie de productos y protocolos "capaces de curar un conjunto de enfermedades degenerativas" como la artrosis, la diabetes, el colesterol, la osteoporosis, la obesidad, la anemia o la hipertensión. "No se trata de fármacos, ni de cualquier otro tipo de drogas, cuya entrada en el mercado es conflictiva y difícil", se explica en el texto. Tesis que rechaza la Consejería de Sanidad y que ha justificado la orden dictada por el Servicio Canario de la Salud para suspender de forma cautelar la actividad que realiza Meléndez-Hevia como la prohibición de distribuir y prescribir estos productos que denomina factores y que -según argumenta Sanidad- al ser utilizados para tratar enfermedades son considerados medicamentos. Lo que requiere una serie de permisos legales de los que carece el IMC.

    En cuanto a su organización empresarial se detalla que debe comprender dos partes: la de explotación de los descubrimientos y el Centro de Investigación Científica, creado para continuar con la labor de investigación ya iniciada. Su actividad, explica, debe profundizar en el conocimiento de los resultados logrados, buscar nuevos productos para otras enfermedades y desarrollar nuevas aplicaciones de los que ya existen.

    Y más:
    http://83.175.206.50/2006-02-11/vivir/vivir2.htm

    "El cliente de nuestra empresa no puede dejar de serlo"

    N.D.,S/C de Tenerife

    El proyecto de creación de esta empresa, que la tilda de "totalmente única, posiblemente sin otra equivalente en el mundo", incluye entre las características que la convierten en una inversión segura el hecho de que "el consumo de sus productos no se puede dejar".

    Explica que, al tratarse de correctores nutritivos su ingesta no debería abandonarse. "No son productos, como los analgésicos, los antibióticos, o cualquier medicamento, que deba tomarse sólo cuando aparece el problema y abandonarlo cuando éste deje de existir, sino que se trata de sustancias cuyo consumo debe ser permanente, como el de cualquier otro alimento". "Es evidente que esto garantiza una cantidad enorme de consumidores y su continuidad, y, por tanto, la permanencia de la empresa. El cliente de nuestra empresa no puede dejar de serlo", se añade en el documento.

    Consumo inevitable

    También se considera "inevitable" el consumo de estos productos, pues -argumenta- no dependen de una moda ni están sometidos a la competencia de otros. Explica que su estrategia es atacar la enfermedad por lo básico, primero averiguando cuál es su causa y de ahí el problema metabólico que la ha generado. De esta forma, se deduce el factor correctivo que se necesita para reajustar el metabolismo y, por lo tanto, mejorar el estado de salud del paciente.

    Destaca además que esta entidad nace asociada a lo que "es posiblemente el mayor avance de la medicina desde el descubrimiento de los antibióticos en 1929", lo que, en su opinión, hace que pueda gozar de todos los beneficios fiscales y sociales posibles.

    "La opinión pública asociará enseguida al IMC con el mayor descubrimiento de la medicina en el último siglo. Ello le dará un prestigio social que repercutirá en su actividad y en su popularidad haciendo muy fácil la difusión de sus actividades", concluye el citado proyecto de empresa.
    -----------------

    Que los enganchados lo sepan: no podrán dejar de pagarle nunca, necesitarán de los polvos para siempre...



    2
    De: Teresa Fecha: 2006-02-11 23:17

    En Canarias Ahora.com Eligio y Meléndez contraatacan:

    Amenaza de querellas a las instituciones que prohiban los 'polvos' de Meléndez

    Y amenaza también con tirar de la manta:
    "Su abogado y ex fiscal general del Estado, Eligio Hernández, advirtió también de que si la Consejería de Sanidad judicializa el caso, podría llegar a conocerse qué personas de los "poderes públicos canarios" han consumido esos productos, cuya identidad no puede desvelar ahora por razones de confidencialidad."

    ¡Y sale un dentista diciendo que la glicina 'borra' la gingivitis y hace crecer el tejido óseo de los maxilares!



    3
    De: jose Fecha: 2006-02-12 01:10

    No entiendo de polvos, pero lo de Eligio amenazando/avisando con que se pude revelar la identidad de los políticos que bla, bla, es glorioso. La identidad de los pacientes, políticos o peluqueros, es confidencial (¿"no puede desvelar ahora" o "no quiere desvelar por ahora"?). Y si acaba conociéndose su identidad, de esos políticos sólo podrá decirse que son humanos, por lo enfermos y por lo indefensos, cosa de la que supongo que nadie duda.



    4
    De: Teresa Fecha: 2006-02-12 09:20

    Sí, José, los políticos son humanos y han consumido los polvos en tanto que personas particulares. Lo único paradójico es que el Gobierno, que es un órgano colegiado, prohiba las sustancias que ellos también consumen. Pero bueno, es similar a la prohibición de fumar en lugares de trabajo que obliga a Zapatero a fumar fuera de las dependencias de trabajo de La Moncloa. Y la identidad de muchos de los políticos consumidores ya se conoce porque esto es un pueblo y se sabe casi todo.

    Eligio saca pecho porque el negocio de "Nutrición y Metabolismo S.L.", la empresa que han creado para comercializar los polvos, puede verse amenazado y las ganancias millonarias que ha prometido se esfumarán.

    Ahora dice que todo tiene fines científicos y que no se busca el enriquecimiento personal, sino crear una universidad privada para estudiar biología. Esto da risa, porque las universidades, públicas o privadas, no se pueden crear para una titulación sino para un grupo de carreras que ha de incluir humanidades, ciencias y técnicas. Y además las tiene que crear el Gobierno si es que quiere dar titulos oficiales. Si no, es una academia cuyos titulos valen tanto como los del "Instituto Capilar".

    A ver si mañana el BOC saca el famoso decreto y vemos a Meléndez y a Eligio en las barricadas cantando el 'no nos moverán'... La verdad es que esta autonomía da vergüenza



    5
    De: Martín Suárez Hernández Fecha: 2006-02-12 14:26

    La industria farmacéutica es la más poderosa del mundo, Los intereses que mueven contra Meléndez también son muy poderosos. Lo cierto es que la Glicina y el Acido Aspartico son alimentos que se han reconocido así en las normas por "su seguridad" y por ser aptos para usar en la alimentación humana "sin peligro". ¿qué intereses mueven en contra de Meléndez?
    Pero lo que me preocupa es que yo no pueda ahora jugar a baloncesto (porque antes no podía) y con la glícina sí puedo porque ya no me duelen las rodillas (debo demandar al gobierno de canarias y a las autoridades que en realidad están beneficiando otros intereses distintos de la salud pública?). También me preocupa mi suegra, con esclerósis múltiple, tardó mucho en ser diagnosticada, cuando lo fue ha sido tratada por un neurólogo (lo está siendo aún), ha sido declarada con incapacidad parcial, sufría crisis que había que tener cuidado, estaba (aún lo está) sometida a revisiones periodicas por su neurólogo para valorar su evolución. Ha ido mejorando (no como antes que empeoraba pero poco a poco con el tratamiento -que sigue porque hace todo lo que le dice el neurólogo-), ahora su neurólogo se asobra, porque éstá cada vez mejor. lo último que le dijo es que estaba como "una chiquilla" y que le iba a suprimir el interferón. QUÉ HARÍA SI LE IMPIDEN TOMAR GLICINA. DEBE DEMANDAR SI EMPEORA A LOS CARGOS PÚBLICOS. DEBERÍAN TENER VERGUENZA LOS QUE POR SU INTERÉS PERVERSO ESCRIBEN ESTOS ARTÍCULOS EN CONTRA DE LA SALUD DE MUCHAS PERSONAS QUE NECESITAN ESTOS ALIMENTOS EN SU NUTRICIÓN DIARIA.



    6
    De: Martín Suárez Hernández Fecha: 2006-02-12 14:55

    Cada vez que leo más cosas de Javier Corzo me pregunto qué puede mover a este sujeto a moverse tanto contra Meléndez?, cómo puede estar en todos lados y cómo puedes estar continuamente con este tema. La envidia no puede ser la única causa. Existen otras motivaciones? cómo además puedes estar tan informado? tienes "fuentes" que te auxilian en tu "trabajo"?



    7
    De: Ricardo Campo Pérez Fecha: 2006-02-12 15:43

    Es buena señal que algún conejillo de indias de Meléndez se queje por aquí. Eso significa que este blog está surtiendo efecto. Señor, regrese usted a su médico particular o a la Seguridad Social: saldrá ganando a la larga. No juegue con su salud.



    8
    De: Teresa Fecha: 2006-02-12 22:44

    ¿Y qué le mueve usted, Sr. Martín Suárez, a moverse tanto a favor de Meléndez? ¿ha dado consigna el señor Meléndez, o el ex fiscal, de que los fieles intervengan en todos los blogs cantando las excelencias de los polvos? La industria petrolífera es más poderosa que la farmacéutica ¿dejará usted su coche o de usar la electricidad? ¿Es la fe en los polvos lo único que le mueve o es usted accionista de Nutrición y Metabolismo, S.L. y teme perder sus prometidos beneficios en el "negocio mayor de la historia" como ha calificado Meléndez a su empresa?
    Cuando el Dr. Corzo ha escrito aquí ha dado argumentos, así que le pido que haga usted lo mismo y no descalifique a las personas, que el cuento de la envidia que ha estado contando Meléndez para evitar someterse a las reglas éticas y metodológicas que rigen la investigación científica, ya no hay quien se lo crea. Meléndez no da envidia, da vergüenza. A ver si abandona de una vez la Universidad de La Laguna y se dedica al negocio. O a ver si de una vez la universidad le abre un expediente por trabajar fuera de ella sin autorización y se libra de esa rémora, que tener un catedrático curandero no es precisamente algo prestigioso.



    9
    De: Sara N'tonton Fecha: 2006-02-13 08:58

    Más sobre el mayor negocio de la historia:

    http://www.la-opinion.com/secciones/noticia.jsp?pIdNoticia=47421&pIdSeccion=9&pNumEjemplar=2318

    "Los famosos polvos del catedrático de Bioquímica de la Universidad de La Laguna (ULL), Enrique Meléndez-Hevia, son glicina (el factor 1) y ácido L-aspártico (el factor 2). Unos aminoácidos que se pueden comprar en internet, a través de las cooperativas farmacéuticas y en las industrias químicas a precios que oscilan entre los 2,5 euros el kilo y los 17 euros los 100 gramos."

    "El registro que aparece en los botes de Factor 2 (L-aspártico) del IMC pertenece a Induker, una empresa situada en Cataluña cuyo departamento de ventas confirmó el pasado viernes que el precio que tienen para este producto es de 2,5 euros el kilo. Por su parte, el registro del Factor 1 (glicina) corresponde a Kirsch Pharma España, de Alcalá de Henares en Madrid, y su responsable de ventas informó de que lo venden a entre 8 y 10 euros el kilo."

    Negocio redondo. Con razón están tan enfadados Meléndez y su ex fiscal... Ellos venden el medio kilo a 50 euros



    10
    De: Ryan Palpuerto Fecha: 2006-02-13 10:42

    Pues al final el SCS ha actuado, pero le tuvo que pedir ayudita a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. Al final, el Gobierno de Zetapé y los indeseables gcanarios de la Consejería de Sanidad tendrán la culpa de todo...

    El enlace al BOC:
    ftp://ftp.gobiernodecanarias.org/boc/2006/030/00009-00010.pdf



    11
    De: Patricia Fecha: 2006-02-13 11:39

    Bueno, pues primera noticia que tengo de que hay que tomarlos de por vida. Sinceramente a mí me contestaron personalmente que no. Habrá que estar pendiente de esto.

    Jose: está claro que las identidades no son revelables pero fuera del proceso. No creo que se refiera Eligio Hernández a eso, sino a que tendrán que salir los nombres en el proceso judicial, aunque supongo que inevitablemente habrá filtraciones...



    12
    De: Patricia Fecha: 2006-02-13 11:42

    Teresa: en referencia a la universidad, tienes toda la razón. Pienso que ahí se ha "columpiado".



    13
    De: Martín Suárez Hernández Fecha: 2006-02-13 11:59

    Teresa, es cierto que no hay nunca que recurrir al insulto. Pero los ánimos están caldeados y el insulto hasta ahora se lo ha llevado Meléndez diciendo que miente y que es un farsante, sin embargo nada y ningún argumento científico he oído en contra del uso de algo tan aseptico como la glycina, lo único es la referencia que ha hecho a su intervención en la neurotrasmisión que "podría" ser perjudicial, lo más que he oído es "que no sabemos que efectos puede tener"; pues si no lo sabes te callas y no ladres, habla con ciencia. Porque hasta ahora el uso de la glicina es considerado en la propia norma Directivas comunitarias como alimento que puede se usado en la alimentación humana, precisamente porque tras consulta con el comité científico para la seguridad alimentaria de la unión europea se informa de su seguridad y falta de peligro (eso lo dice expresamente la directiva comunitaria), por contra, no hay estudios ciéntificos que digan que el uso de la glicina es perjudicial (por el contrario sí hay estudios parecidos al de Meléndez y en la misma línea), si quieres te hago llegar uno. Pero sin embargo aquí no se ataca nunca las bases científicas y lo hacen diciendo que no saben por el "oscurantismo", lo cual es una mentira pues es sencillo que estamos hablando del uso de la glicina y tú o cualquier científico que hable (y no ladre) tiene que convencerme con argumentos científicos (que por cierto contradecirían todos los estudios hasta la fecha).

    Como eso no lo pueden hacer, lo que han sacado ahora es el negocio, como hace SARA N'TONTON que es otra que aparece mucho en todos lados "trabajando" en contra de Meléndez (¿porqué? ¿qué la motiva?). Y se contradice, como todos, cuando dicen que se puede conseguir en internet (¿pero no hace daño?!, entonces cómo se puede comprar en el mercado?!)

    Lo que está claro es que habemos muchas personas beneficiadas en nuestra salud que nos veremos perjudicados por defensores de intereses que no son la salud de las personas, aún más, me apuesto un dedo a que si el corzo y la tonton tuvieran una enfermedad degenerativa, o diabetes, también se callarían la boca. Porque con su salud no se juega y saben (aunque dicen lo contrario) que es cuestión de alimentación de un producto que no hace daño porque está en los alimentos y está en el mercado incluído en muchos productos.



    14
    De: Abraham Fecha: 2006-02-13 12:18

    Puestos a imaginar, porque es un ejercicio de imaginación lo que nos pide el Dr Meléndez, imaginemos que el Dr Meléndez no es catedrático de una Universidad de la periferia sino director ejecutivo de una empresa farmacéutica. Puestos a imaginar, imaginemos que dicha empresa, o mejor multinacional, que suena peor, se ha dedicado a realizar ensayos clínicos sin autorización en pacientes. Puestos a imaginar, imaginemos que no solo ha realizado esos ensayos clínicos sin permiso, sino que, además, los pacientes han debido de pagar por el privilegio de formar parte del ensayo, que por otro lado carece de pacientes control. Puestos a imaginar, imaginemos que la multinacional farmacéutica no dispone de estudios de toxicidad aguda de los productos ensayados. Puestos a imaginar, imaginemos que ante posibles casos de efectos secundarios, la multinacional se niega a parar de forma cautelar el ensayo, basándose precisamente en que no esta realizando ningún ensayo clínico porque los productos que esta ensayando no son medicamentos, sino alimentos.
    Por supuesto, ante tal alarde de imaginación, cualquier persona juiciosa, o en su sano juicio, concluiría que hay que pedir el premio Nóbel para el director ejecutivo de la multinacional. País.



    15
    De: Ricardo Campo Pérez Fecha: 2006-02-13 12:55

    Claro, es mejor lo de los factores 1 y 2, o como quiera que se llamen los polvazos en cuestión a 100 europios, que publicar en una revista científica con árbitros que el consumo preferente de determinados alimentos puede producir efectos beneficiosos para la salud, junto con una severa dieta. Filantropía, creo que se llama eso... ¡Qué mal repartida está la vergüenza por el mundo! Échele un vistazo al BOC de hoy, como indican más arriba.



    16
    De: Heimy Fecha: 2006-02-13 13:05

    A ver, señor Suárez, si queremos entender las cosas. Una cosa es que el producto se pueda comprar, en las cantidades que usted quiera, a los mayoristas (y probablemente minoristas). Esto se podía hacer antes de que apareciera Meléndez (porque supongo que sabrá que la glicina y el l-aspártico no los ha inventado él), y se podrá seguir haciendo.

    Lo que probablemente harán (no he leído el BOC, luego lo miro) es prohibir que se receten (en consulta médica) en unas cantidades mayores que "X" (lo cual es razonable, porque hasta que Meléndez no demuestre fehacientemente que son los polvitos y NO la dieta la que "cura", todo esto sigue siendo un tinglado). Y no pueden prohibir su venta principalmente porque la glicina y el aspártico tienen otros usos aparte de recetarlos puros, y como comprenderá usted, eso no lo pueden prohibir.

    Así que no se preocupe... Si insiste usted en seguir yendo a Meléndez, que no le engañen, va a poder seguir comprándolo. ¡Y hasta más barato!. Pero vamos, eso (creo) no tengo que venir yo a explicárselo.



    17
    De: Heimy Fecha: 2006-02-13 13:38

    Bueh... Efectivamente, lo que están haciendo es prohibir la venta de los Factores I y II, con esos nombres, aunque también indican su composición, supongo por si acaso Meléndez les cambia el nombre.

    Lo cachondo de todo esto es la enumeración de razones, y es que Meléndez se ha dejado pillar por montón de sitios:

    * La AEMPS ha calificado los factores como "medicamentos" debido a que se presentan como productos con propiedades terapéuticas y (más importante) se suministran a enfermos con el fin de curarles, y siendo tales no se encuentran en los registros correspondientes ni cuentan con autorización de venta.
    * Ensayo clínico no autorizado por ningún Comité Ético de Investigación Clínica.
    * Productos que no han sido calificados como "en fase de investigación clínica".
    * No dispone de estudios de toxicidad aguda, teratogenia (peligro para el feto), capacidad para producir mutaciones o cáncer.
    * Al menos una de las empresas que le suministra no está autorizada como laboratorio farmacéutico, ni como laboratorio de materias primas, ni aparece inscrita en el Registro General Sanitario de Alimentos (y ésta es especialmente grave, en cuanto a las alegaciones del amigo Meléndez).
    * Existe sospecha de reacción adversa al uso de esos productos.

    Además, en las resoluciones confirman que sólo están prohibiendo la dispensación de los factores I y II, así que como ya le dije al señor Suárez: no, no se prohiben el aspártico ni la glicina (daría risa que lo hicieran); sino su dispensación como medicamentos y en las proporciones exageradas que se viene haciendo.

    Que sí hombre... Que podrá seguir pidiéndoselo a su camello habitual. Pero lo más gracioso: ¡a mejor precio!



    18
    De: Némesis Fecha: 2006-02-13 14:03

    Vamos a ver, hasta el agua, las vitaminas, el cloruro sódico (sal común), etc. pueden ser consideradas como un medicamento según como y para qué se administren. Así que no me vengan con que los "polvitos" como son aminoácidos son productos dietéticos.

    Nadie ni nada impide, si es que el sr. Meléndez tiene razón y sus "polvos" son el gran descubrimiento del siglo, a que lo demuestre de forma científica con los estudios controlados pertinentes. Pero no, el sr. Meléndez se limita, como los charlatanes de feria, a pregonar las excelencias de su producto sin demostrar de forma científica absolutamente nada. Y no me vale el "a mí me ha ido muy bien", eso tiene una validez científica de cero.

    Y lo que es peor, están empezando a aparecer efectos adversos a nivel renal, lo cual, teniendo en cuenta que los famosos factores son aminoácidos, es totalmente plausible (se sabe que las dietas ricas en proteínas pueden alterar la función renal, y más en pacientes diabéticos que pueden ya tener algo "tocado" el riñón.

    En mi opinión, las autoridades sanitarias tenian que haber actuado mucho antes desmontando el chiringuito del sr. Meléndez.



    19
    De: Teresa Fecha: 2006-02-13 14:17

    Muchas gracias, Heimy! Había leído la resolución del SCS en el BOC (gracias también, Ryan Palpuerto), pero no he tenido tiempo de comentarla.
    Como bien dices, las cantidades del aspártico y de la glicina son el punto fundamental, pues Meléndez las receta en unas cantidades que en absoluto están permitidas por la ley. Y como además las receta con fines curativos, las está convirtiendo en medicamentos, diga él y Eligio lo que quieran.

    Señor Suárez: Meléndez miente porque dice que sus factores y su dieta lo curan casi todo, cuando él no ha realizado ni ensayos clínicos ni experimentos con animales que le soporten tal afirmación. Se ha lanzado, de una forma ilegal y nada ética, a experimentar con los humanos. Además, todo esto lo disfraza de ciencia y apela a su condición de científico, cuando se comporta como un vulgar curandero. Por ello, es un farsante. Y todo ello, por negocio, lo que hace más graves sus actuaciones y hace que su responsabilidad con los enfermos sea mayor. La persona de Meléndez me merece el mayor de los respetos. Sus actuaciones en los últimos años, tanto dentro como fuera de la Universidad de La Laguna, me merecen rechazo y condena. Me parece indecente que se juegue así con la buena fe y el sufrimiento de la gente.

    Vamos a ver qué sucede, pues lo que aparece hoy en el BOC es una Resolución de una dirección general, no una Orden de una consejería ni, mucho menos, un Decreto del Gobierno. No sé qué fuerza va a tener la directora del Servicio Canario de Salud para imponerla y si encontrará un juez que la respalde y le precinte a Meléndez sus clínicas, consultorios o como se llame su empresa.



    20
    De: Golondrino Fecha: 2006-02-13 18:59

    Hay algo en todo este tema que me tiene intrigado desde hace tiempo. ¿Cómo es posible que un catedrático de Bioquímica, con un currículo más que notable en investigación básica (Medline está ahí para quien quiera comprobarlo), haya dado semejante salto en el vacío? A lo mejor, la respuesta está en que, simplemente, Enrique Meléndez-Hevia ha abierto por fin los ojos. Ha descubierto, tras dos décadas contribuyendo al conocimiento global, que tendría por ello infinitamente menos reconocimiento social (y MUCHÍÍÍÍSIMO menos dinero), que como gurú de la Nueva Nutrición. Ha visto cómo, en España, se considera socialmente más al último ganador de Gran Hermano, o a un chiquillo que pega patadas a un balón en segunda división, antes que a un científico "de los de verdad". Posiblemente, se ha hartado de hacer el primo peleando por becas y financiaciones de risa, mientras el dinero público se iba en auditorios, tranvías y otros monumentos político-funerarios. Y, claro, se ha hartado.
    Yo creo que la polémica sobre si los dichosos factores son o no medicamentos ya no tiene ningún sentido (nunca lo tuvo). La anemia ferropénica (por déficit de hierro) se combate administrando hierro, bien en forma de tabletas, ampollas bebibles, o inyectables. ¿Alguien duda de que este nutriente - el hierro - administrado para tratar una dolencia - la anemia ferropénica - es un medicamento?. Está claro: ¿es ilegal que alguien venda potasio en forma de plátanos? Es obvio que no. ¿Puede alguien prohibirme pensar que una dieta a base de plátanos podría evitar las arritmias cardiacas que produce la hipopotasemia? Pues claro que no. ¿Me faculta eso para vender los Plátanos del Dr. Churumbélez, para el tratamiento de las arritmias cardiacas?? ¡Por favor!.
    Ni el Biobac, ni el Ciripolen, demostraron nunca ser perjudiciales "per se". Pero fueron retirados del mercado. ¿Por qué? Porque las leyes están PARA CUMPLIRSE. Y, ojo: esto no tiene NADA QUE VER con que los famosos factores sean o no efectivos. No ocurre lo mismo con las dietas cetogénicas, o con las dietas hiperproteicas "tipo Atkins". ¿Alguien puede contar en este blog qué fue del Dr. Atkins, y de qué falleció?



    21
    De: Alpispa Fecha: 2006-02-14 01:04

    Evaluación de los tratamientos.

    Quizás pueda resultar útil para el buen desarrollo de los debates en este foro hacer algunas precisiones sobre lo que la buena práctica médica recomienda se haga a la hora de evaluar cualquier porpuesta terapéutica. Esta pueden ser evaluadas de dos maneras, mediante el procedimiento científico estándar, o mediante testimonios o estudios de caso limitados.

    El procedimiento científico implica la evaluación del tratamiento bajo condiciones controladas cuidadosamente, con suficientes sujetos como para permitir al científico sentirse cómodo con la “fortaleza” de sus hallazgos.

    Estos estudios se han de repetir un cierto número de veces por distintos equipos de investigación antes de poder llegar a la conclusión de que alivia un problema particular.

    Los estudios deben incluir técnicas que disminuyan la probabilidad de llegar a conclusiones incorrectas, tales como comparar el tratamiento particular con un placebo o con otros tratamientos; asignar al azar a las personas al tratamiento particular o al tratamiento de comparación; no permitir que las familias o los investigadores sepan qué tratamiento está recibiendo la persona hasta que el estudio haya concluido (doble ciego), o al menos, que las personas que evalúen los resultados del estudio no hayan estado asociadas al estudio y desconozcan lo que cada persona recibió.

    También es importante que las personas en el estudio tengan el mismo diagnóstico, el cual se obtiene usando un proceso claramente definido, y que se usen medidas científicas sólidas para evaluar los resultados.

    Los estudios científicos bien hechos se publican en revistas científicas y deben pasar por una revisión de pares antes de ser publicados. La revisión de pares es el análisis de la investigación por un grupo de profesionales, expertos en un área científica o médica específica. Los hallazgos no se consideran válidos hasta que se realicen otros estudios que reafirmen (o refuten) los resultados.

    En el segundo método de evaluación, se derivan conclusiones de un tamaño de muestra limitado y frecuentemente tienen base exclusivamente en el testimonio de doctores y pacientes. Un tratamiento que sólo se evalúa de esta manera no necesariamente es un tratamiento dañino o ineficaz. Sin embargo, cuando no se hace una evaluación científica estándar, siempre habrán dudas acerca de la efectividad y la seguridad del mismo.

    Una simple ojeada al modus operandi del Dr. Meléndez y de sus propias declaraciones pone de manifiesto a quien quiera verlo que nada de lo anterior ha sido realizado por este o por su equipo…

    Preguntas que debe hacerle a cualquier proveedor de cuidados alternativos de salud.

    A cualquiera que se le presente ofreciéndole tratamientos de salud alternativos hágale las siguientes preguntas. Y tenga presente que cualquier respuesta negativa o incompleta a alguna de ellas debería ser causa de preocupación porque sugieren la ausencia de investigación adecuada acerca del tratamiento.

    •¿Se han realizado pruebas clínicas (pruebas científicas de la efectividad y seguridad de un tratamiento que utiliza sujetos humanos que han consentido) sobre su acercamiento?
    •¿Qué información se tiene sobre los resultados?
    •¿Hay requisitos de licencias estatales y acreditación para los practicantes de este tratamiento?
    •¿Algún seguro médico reembolsa su tratamiento alternativo?

    Por otra, las sociedades médicas internacionales aconsejan que se sospeche de cualquier tratamiento un tratamiento si éste:

    •Reclama que funciona para todos los que presentan algún tipo de dolencia (diabetes, artritis, cáncer, etc…). Ningún tratamiento trabaja para todas las personas.
    •Sólo usa historias de casos o testimonios como prueba. Es indispensable que, mediante la investigación sistemática y controlada, se confirmen las alegaciones prometedoras de las personas que usan el tratamiento.
    •Cita un solo estudio como prueba. Solo se puede tener confianza plena en un tratamiento cuando se han obtenido resultados positivos en múltiples estudios.
    •Cita un estudio sin un grupo control (de comparación). La evaluación de un tratamiento sin un grupo control es un paso inicial necesario al investigar un tratamiento nuevo, pero se necesitan estudios subsiguientes con grupos controles apropiados para establecer claramente la efectividad de la intervención.
    Sospeche de un remedio no probado si éste:

    •Viene sin instrucciones para el uso apropiado.
    •No menciona el contenido.
    •No tiene información o precauciones sobre los efectos secundarios.
    •Se describe como seguro o natural. Recuerde, la mayor parte de la medicación se desarrolla de fuentes “naturales”, y lo “natural” no necesariamente significa que es inofensivo.
    Sospeche de un tratamiento no probado si éste:
    •Alega que está basado en una fórmula secreta.
    •Alega que funcionará inmediatamente y permanentemente para todos los que presentan el un problema dado.
    •Se describe como “asombroso”, “milagroso” o como un “descubrimiento sorprendente”.
    •Está disponible de una sola fuente
    •Se promueve sólo a través de comerciales, libros de promoción o por órdenes de correo.
    •Reclama que el tratamiento está siendo atacado injustamente o suprimido por la comunidad médica.

    Juzguen ustedes mismos y saquen sus propias conclusiones sobre la oferta del Dr. Meléndez



    22
    De: Heimy Fecha: 2006-02-14 19:18

    Por cierto, estamos en el mágico mes de febrero. Se supone que durante este mes el Dr. Meléndez debería tener ya sus famosas patentes aseguradas y más que aseguradas.

    Vamos a ver si es verdad, porque desde que entre marzo tiene dos opciones: o indica los números de las patentes, para que todo el mundo pueda verlas y comprobar qué dicen (recuerden: las patentes son públicas, todo el mundo puede leerlas), o en caso de que no las tenga, dejarse de decir tonterías.



    23
    De: Teresa Fecha: 2006-02-14 21:57

    Él, o Eligio, no recuerdo bien, ha dicho que ya las tiene y que por eso han montado la empresa Nutrición y Metabolismo SL para comercializar los polvos. ¿Tú las has visto en la base de datos americana, Heimy?

    Ayer me comentaron que salían los pacientes del chalet de la manzanilla cargados de bolsas de botes por lo de la prohibición. Ellos no han hecho caso a la prohibición e ignoro si hoy se ha personado la autoridad judicial allí para hacerla efectiva. La radio no ha dicho nada al respecto.

    Pese a los insultos y el nerviosismo de algunos de sus seguidores, esta medida del SCS le está dando una publicidad muy buena y está vendiendo como nunca. Todos los periódicos traen la noticia en portada y los boletines informativos de la radio también.



    24
    De: dq Fecha: 2006-03-07 16:15

    En tu artículo queda reflejada LA VERDAD de los polvos mágicos.
    Una de las tantas estafas-negocios que hay en las Islas Canarias, las grandes (pequeñas)olvidadas.
    Me ha gustado mucho.



    25
    De: Nocivo Fecha: 2006-03-09 01:52

    Desde luego lo hay que no para... menudo curro se dan. Se ve que no tienen grandes cosa que hacer, solo ver la paja en el jo ajeno... Parece como si la clase médica fuera el maximo en cuanto a actitud etica y bondad hacia los sufridos pacientes... menudos sinverguenza estan hecho todo...no hay sino que ponerse enfermo para ver en mano de quien estamos...
    leyendo los posts no deja uno de asobrarse: uno que es medico habla de UN SOBRINO que ha sufrido en sus propias carne la actuacion de Melende. !vaya hermano que tiene el medico!!que acude a la consulta de Melende! La teresa que no para... chic@ es que no para!y la de la farmacia... todos los clientes que tienen son de Melendez...!no hace falta que de mas explicaciones... se le ve el plumero...soy los mismo...
    Si realmente lo que quieren es ayudar a todos los "paciente" de Melendez lo que tienen que hacer es dar la cara: Con nombre y direcciones de correo publicas y no con "motes" para despitar. Explicarme porque los polvos son tan malo. No me digan que si me todo 1Kg de aspirina (esa medicina tan legal!!!)me dará acidez eso lo se yo!!! O si me tomo un litro de leche me tendre que ir a urgencia. Pue claro que todo lo que se toma en exceso es dañino para la salud. Yo lo que quiero es que me den razones de por qué son malos. Si el Melendez tiene 8000 Paciente y las complicaciones son tan mala ya habria de heber habido algun muerto no?. Pues tengo entendido que lleva años recetando los Polvos. ¿por que la autoridades no hacen que los ingresado en los hospitales por consumir los polvos se manifienten publicamente, con mucha difución mediatica (eje. TV), y así disuaden del consumo de los polvo?



    26
    De: catalytica Fecha: 2006-03-10 01:13

    Para aclarar un poco la conversación.
    Martín Suárez Hernández es sobrino de Eligio Hernández, a la sazón ex-fiscal general del Estado y abogado defensor del próximo premio Nobel de Medibioquímica.
    Martín besa la mano que le da de comer, pues como abogado que es, con la labia y dialéctica que exhibe en este blog (no vean lo que es en directo...) pocas o ninguna rosca se iba a comer si no fuera porque trabaja con su "tito Eligio".
    Martín, calla la boquita, que al menos el Dr. Corzo está donde está por méritos propios. No como otros.



    27
    De: acemilófobo Fecha: 2006-03-10 08:00

    Gracias por la aportación, catalytica;
    de ser cierto, acabas usted de identificar el primer defensor de Meléndez que se beneficia de la venta de polvos. Te aseguro que ni siquiera desde el punto de vista del derecho es contundente lo que afirma, porque también se podría preguntar:
    a. ¿Es legal solicitar un consentimiento informado para particpar en un estudio que no está autorizado como ensayo clínico y que además no se está realizando?.
    b. ¿Es legal hablar de donativos voluntarios para pagar una investigación científica que no se desarrolla, y al mismo tiempo, estar vendiendo desde el 2004 a empresarios la idea de un importante negocio con millonarias plusvalías basados en los propios "donativos voluntarios".
    c. ¿Es fiscalmente correcto el trato que se le da a las plusvalías de los donativos voluntarios?.
    d. ¿Se pude afirmar en los medios de difusión que un producto cura una determinada enfermedad sin haberlo probado fehacientemente mediante el correspondiente ensayo clínico?. ¿No sería eso un comportamiento tipificable como estafa, considerando que los enfermos acuden y pagan para curar sus males?.
    Podría seguir con muchos más argumentos y preguntas, pero quizás me limitaría, (aprovechando que aparentemente el Sr..., puede estar vinculado al equipo legal del Instituto) a preguntarle que van a patentar y donde. Es simple curiosidad. tranquilo, ustedes saben que es imposible piratear la patente.



    28
    De: Teresa Fecha: 2006-03-10 10:00

    Don acemilófobo:

    Respecto al punto a.: no conozco exactamente los términos del documento que Meléndez hace firmar a sus clientes, pero sí sé que en otros consultorios médicos y en clínicas es común firmar un documento donde expresas tu consentimiento con el tratamiento o la intervención y renuncias a exigir responsabilidades, por lo que no creo que sea ilegal.

    Respecto a b.: los donativos voluntarios son eso, voluntarios. Como los dineros que se dan para las ONG o para la Iglesia católica en el cepillo de la misa. Por ello, no son ilegales en principio. Aunque desde que los polvos han sido declarado ilegales, comprarlos podría ser equiparado a comprar otras sustancias ilegales. Lo que no es ético: se piden donativos para la investigación pero se habla de un negocio.

    Respecto a c: ignoro si Meléndez declara a Hacienda los donativos. Imagino que desde que tiene a Eligio y a su sobrino, sí hará algo de eso, pues por eso insiste en que no tiene fines de lucro, cosa que casa mal con los proyectos del "mayor negocio de la historia" que vendía a los posibles inversores. Lo que sí es cierto es que todos los años en los que estuvo pasando consulta dentro de la universidad, no declaró nada ni aportó nada a la universidad pese a estar usando sus instalaciones. Todo ese dinero es negro.

    Respecto a d: Sí que podríamos hablar de estafa. Pero los medios de comunicación locales se prestan muy bien a este tipo de estafas y contribuyen alegremente a ellas. No hay más que ver la cantidad de sanadores, tarotistas y otros embaucadores que pueblan los medios de comunicación.

    Y lo de la patente: ni hay tal patente ni la va a haber. Jamás han enseñado un papel al respecto y no hay rastro de ella en las bases de datos de las oficinas de patentes.

    Pese a todo ello, el juez no acaba de apoyar la prohibición de Sanidad. Quizás el magistrado sea amigo de Eligio, que también es magistrado. Si el juez está pidiendo argumentos y documentos sólo cabe pensar que o la Consejería de Sanidad y los servicios jurídicos del Gobierno de Canarias han hecho muy mal las cosas o el juez no quiere intervenir por las razones que sean. Todo esto sigue siendo muy oscuro y muy opaco.



    29
    De: carlota Fecha: 2006-05-03 18:48

    Y es cierto, hay que tomarla de por vida. son 360 capsulas y cuesta 42,35 euros, y si en polvo, cuesta bastante menos. mas informacion carolaycarola@hotmail.com



    30
    De: Aurora Fecha: 2006-10-31 10:22

    Me gustaria saber, si algun profesional, ha mandado a los laboratorios, para ver la composicion, de los polvos que venden: Enrique Meléndez-Hevia, son glicina (el factor 1) y ácido L-aspártico (el factor 2). Que tanto % contiene de cada producto, ejemplo cada 5 gramos?, o 10 gramos?, en que proporcio? alguien lo ha investigado?
    Por favor mandarme informacion a: hesperia_es@yahoo.es



    © 2002 - 2003 chanita
    Powered by Blogalia